Las residencias reales británicas tienen salas antipánico que pueden soportar ataques terroristas biológicos


Según los informes, las salas de pánico en el Castillo de Windsor y el Palacio de Buckingham, principales residencias de la familia real británica, cuentan con «paredes de acero ignífugas y resistentes a las balas» de 18 pulgadas de espesor.

El príncipe Guillermo y su esposa, Kate Middleton (duques de Cambridge), tienen una sala de pánico especial en su residencia del Palacio de Kensington, en Londres, informa la revista Global Citizen.

Según el medio de comunicación, la sala antipánico del Palacio de Kensington incluye un túnel de escape y está equipada con un sistema de filtración de aire para «protegerse contra la guerra biológica».

Según los informes, la reina Isabel II tenía salas antipánico “revestidas con paredes de acero ignífugas, resistentes a las balas y de 18 pulgadas de espesor” instaladas en el Castillo de Windsor y en el Palacio de Buckingham hace aproximadamente una década.

Estos refugios están destinados a proteger a sus ocupantes de ataques terroristas, bombas e incluso gases venenosos, y están abastecidos con suficiente comida y agua para permitir que los habitantes sobrevivan alrededor de una semana.

Monarquias.com