El príncipe Andrés negó los cargos por abuso sexual y pidió ser juzgado por un jurado


Acusado de agresión sexual, el príncipe Andrés de Gran Bretaña, hijo de la reina Isabel II, pidió defenderse ante un jurado por el supuesto abuso sexual de una menor estadounidense en 2001.

En un comunicado hecho público por sus abogados y por el tribunal federal de Manhattan, «el príncipe Andrés exige un juicio ante un jurado de todos los motivos invocados en la denuncia» civil presentado en agosto de 2021 en Nueva York por Virginia Giuffre, de 38 años, que le acusa de haber abusado de ella en tres ocasiones en 2001, cuando era menor de edad.

En un documento oficial presentado en la corte del distrito sur de Nueva York, los abogados del duque de York niegan que abusara sexualmente de Giuffre, y rechazan que fuera cómplice del difunto Jeffrey Epstein, el empresario acusado de tráfico sexual de menores.

En el texto sí que admite sin embargo que conoció a Epstein «en o alrededor de 1999», y pide expresamente que «todas las causas» del caso sean juzgadas por un jurado.

En el entorno del también duque de York en Londres, se confirma que «el caso será resuelto ante un tribunal». Tras varios intentos en los últimos meses de bloqueo y archivar la denuncia de Giuffre, el príncipe Andrés, de 61 años, despojado de todas las funciones oficiales y de sus títulos militares, parece dispuesto a someterse a un juicio civil, en un proceso que sin duda tendrá una enorme repercusión para la familia real británica.

Cuándo comenzará el juicio civil contra el príncipe Andrés

El juez Lewis Kaplan, del tribunal de Mahanttan y que el pasado 12 de enero rechazó el último recurso del príncipe para archivar el caso, adelantó que un proceso civil tendría lugar entre «septiembre y octubre» de 2022.

Según juristas neoyorquinos, Andrés tendrá que hacer una declaración bajo juramento en el despacho de un abogado, probablemente en Reino Unido, y responder a las preguntas de la defensa estadounidense de la denunciante.

Sus respuestas serán soportadas después como pruebas ante un jurado encargado de definir una indemnización económica para la denunciante. Según los expertos, el príncipe tendrá que comparecer en algún momento, ya que de lo contrario, podría ser juzgado en ausencia y de manera «desfavorable».

La demanda por lo civil de Giuffre no podrá ser convertida automáticamente en una demanda penal por crímenes sexuales. Aunque nada impedirá en el futuro que los fiscales estadounidenses inicien diligencias penales contra Andrés si considerando que efectivamente, ha podido perpetrar un delito y si es que todavía no ha prescrito.

NOTICIAS RELACIONADAS

Monarquias.com