La familia real de Italia busca recuperar las joyas, conservadas en una bóveda bancaria desde 1946


La familia real de Italia busca recuperar las joyas que le pertenecieron y que están guardadas en una bóveda de seguridad del Banco de Italia desde junio de 1946. Se trata de un tesoro compuesto por 6.732 brillantes y 2.000 perlas, de diferentes tamaños, montados en collares, pendientes, diademas y broches que fueron utilizados por varias generaciones de la Casa de Saboya.

Los representantes legales de la familia real mantuvieron un encuentro con representantes del Banco de Italia, el primer ministro italiano y el Ministerio de Economía para abordar la cuestión a pedido del príncipe Víctor Manuel, hijo del último rey italiano, y sus hermans las princesas Maria Gabriela, María Pía y María Beatriz.

“Si al final de la mediación las partes no llegan (como es probable) a una solución, la familia Saboya, representada también por el abogado Orlandi, procederá a demandar al Estado con la intención de recuperar las joyas”, informó el diario romano “Il Corriere”.

La propiedad de las joyas -valuadas en alrededor de 300 millones de euros-, a diferencia de otros bienes inmuebles y muebles pertenecientes a la dinastía Saboya en territorio italiano hasta la caída de la monarquía 1946 son una cuestión abierta y controvertida en Italia.

Tres días después del Referéndum de junio, un representante del rey Umberto II entregó las joyas al entonces gobernador del Banco de Italia, Luigi Einaudi, futuro presidente de la República. En el informe de entrega de 1946 consta: «Los objetos preciosos que representan los llamados gozos de dotación de la Corona del Reino se encomiendan a la caja registradora central para que se mantengan a disposición de quienes tienen derecho».

Monarquías.com