Romance, prisión y desprestigio: el tortuoso matrimonio de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin


El matrimonio de 24 años de duración de la infanta Cristina de España (hermana del rey Felipe VI) con el ex deportista Iñaki Urdangarín, terminó abruptamente después de que se publicaran imágenes del ex duque de Palma con una mujer.

El yerno del rey Juan Carlos I confirmó que mantenía una relación extramatrimonial después de la publicación de las imágenes de la revista “Lecturas” en las que se lo veía caminando, tomado de la mano, con una compañera de trabajo.

«Las cosas pasan y lo vamos a gestionar de la mejor manera posible», declaró Urdangarín después de que ayer la revista mostrara imágenes suyas en Bidart (Francia) en actitud cariñosa con Ainhoa Armentia, recién separada y madre de dos hijos, según la prensa.

Urdangarín añadió que «es una dificultad que gestionaremos con la máxima tranquilidad y juntos, como siempre hemos hecho». Su esposa no se pronunció hasta este lunes, cuando la agencia Efe publicó un comunicado en el que anunciaron su separación.

«De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial», indicaron en el comunicado conjunto la hermana del rey Felipe VI y quien ha sido su marido por más de 24 años, sin especificar si eso significa que se divorciarán.

«El compromiso con nuestros hijos permanece intacto», prosiguió la pareja, que tiene cuatro hijos. «Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean», finalizó el breve comunicado.

La infanta Cristina de Borbón y Grecia, de nombre completo Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad, nació el 13 de junio de 1965 en Madrid, siendo la segunda hija del entonces príncipe Juan Carlos y su esposa, la princesa Sofía de Grecia.

Doña Cristina se convirtió en duquesa de Palma de Mallorca el 26 de septiembre de 1997, días antes de su matrimonio, en Barcelona el 4 de octubre, con el vasco Iñaki Urdangarín Liebaert, hasta entonces jugador en la selección nacional de balonmano, e hijo de Juan María Urdangarín Berriotxoa, presidente del Consejo de Administración de la Caja de Ahorros de Vitoria y Álava (Vital) y miembro del Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Los duques de Palma de Mallorca tuvieron cuatro hijos, que tienen derecho de sucesión al trono español pero no ostentan títulos reales más que el tratamiento de cortesía de “Grandes de España”: Juan Valentín (nacido el 29 de septiembre de 1999), Pablo Nicolás (6 de diciembre de 2000), Miguel (el 30 de abril de 2002) e Irene (5 de junio de 2005).

La infanta Crisitina, de 56 años, reside actualmente en Ginebra (Suiza) con Irene, la hija menor de los cuatro que tiene el matrimonio. La familia había tenido que irse de España después de que su marido fue condenado a prisión por actos de corrupción, un proceso durante el cual Cristina de Borbón negó conocer las actividades de su marido.

De 54 años, Urdangarín salió de prisión en 2020 tras ser condenado a cinco años de prisión por malversación, fraude, prevaricación y delitos fiscales. Actualmente una condena de 5 años y 10 meses de prisión por malversar en beneficio propio millones de euros donados por organismos públicos a una fundación sin ánimo de lucro que él presidía.

Al ascender al trono en 2014 tras la abdicación de su padre Juan Carlos, cercado por los escándalos, el rey Felipe VI prometió restaurar el prestigio de la Corona y entre sus primeras medidas retiró el título de duquesa de Palma a la infanta Cristina. Desde entonces, la infanta no participa de la actividad oficial y no tiene derecho a una subvención estatal.

Durante el proceso, la infanta Cristina se convirtió en el primer miembro de la familia real en sentarse en el banquillo de los acusados por presuntos delitos contra la Hacienda pública, aunque fue finalmente absuelta. No obstante, la Justicia consolidó su responsabilidad civil como beneficiario de las ganancias obtenidas por su marido, y le impuso una multa de 136.950 euros, una suma que ya había restituido.

Monarquías.com