Gobierno británico emitió una humillante disculpa a Isabel II por fiestas durante el luto por el príncipe Felipe


Mientras la fanfarria real se preparaba para el funeral del príncipe Felipe, en un sótano de Downing Street, una treintena de miembros del personal de Boris Johnson, incluido su ex portavoz James Slack, bailaban alegremente y bebían hasta tarde sin importar el luto nacional.

La juerga mientras la bandera nacional estaba a media asta sobre la residencia del primer ministro británico y en medio de estrictas restricciones contra el Covid vigentes en ese momento.

Ese es el último capítulo del «party-gate», convertido ahora en una saga de escándalos y que le ha costado al primer ministro una nueva disculpa, esta vez, sin embargo, dirigida a la reina Isabel II, quien el 17 de abril, al día siguiente de la juerga de los funcionarios del número 10, con su habitual compostura, lloró a solas por su marido desaparecido, respetando las normas de distanciamiento vigentes.

Un vocero informó a los medios sobre el mea culpa oficial frente al Palacio de Buckingham. «Es completamente lamentable que esto haya ocurrido en un momento de luto nacional», dijo en referencia a las dos fiestas de despedida que tuvieron lugar el 16 de abril, por las salidas del portavoz del premier, ahora subdirector del periódico Sun, y de un fotógrafo de Downing Street.

Es probable que el líder tory se disculpe personalmente con la soberana en su próxima reunión privada.

MONARQUIAS.COM