Carlos y Guillermo presionaron para convertir al príncipe Andrés en “ciudadano privado”


Fueron el príncipe Carlos y su hijo Guillermo quien instaron encarecidamente a la reina Isabel II para que privara al príncipe Andrés de sus honores reales y títulos militares, además de la pérdida de cualquier cargo representativo en nombre de la familia real, frente al escándalo de abusos del caso Epstein.

Esto ocurrió durante una reunión de una hora en el castillo de Windsor, según el trasfondo revelado por los medios de prensa británicos sobre la decisión de la soberano anunciada ayer por el Palacio de Buckingham.

La reina Isabel le revocó a su hijo Andrés honores y títulos y también le anuló el derecho a ser llamado «Alteza Real» por su implicación en el escándalo de jóvenes esclavas sexuales a disposición de amigos ricos y poderosos del financista estadounidense Jeffrey Epstein, quien se suicidó en una celda en Nueva York en 2019.

Guillermo, en particular, habría hecho todo lo posible para convencer a su abuela de la gravedad de la situación y de la necesidad de defender la monarquía con una «prohibición» de títulos y honras para el duque de York, quien quedó enredado judicialmente en el oscuro caso de los abusos en Estados Unidos.

Según el diario The Sun, los dos futuros reyes dijeron estar «furiosos» por los límites traspasados por Andrés, tras la decisión de la justicia estadounidense de no desestimar la demanda civil interpuesta en su contra por Veronica Giuffre, una de las víctimas de Epstein, que lo acusa. de abusar de ella tres veces en 2001, cuando aún era menor de edad.

«El duque de York seguirá sin desempeñar ninguna función pública y se defenderá en este caso en calidad de ciudadano privado», precisó el palacio en un breve comunicado.

El príncipe también corre el riesgo de perder su derecho a la escolta estatal y tener que mudarse de Royal Lodge, una residencia cerca del castillo de Windsor que ocupa actualmente, a otra propiedad real como la cabaña de Frogmore, desocupada por Harry y Meghan.