Revelan que el esposo de la exprincesa Mako no aprobó su examen de abogacía en Nueva York


Kei Komuro, el esposo de la ex princesa Mako de Japón, reprobó el examen de la abogacía de Nueva York, dijo el sábado una fuente cercana al asunto revelada por el periódico The Japan Times. La noticia llegó cinco días después de que Komuro y la hija del príncipe heredero japonés se casaran por civil en Tokio y ella perdiera su título imperial.

Se espera que Komuro, que planea comenzar una nueva vida con la sobrina del emperador Naruhito en Nueva York el próximo mes, vuelva a tomar el examen, posiblemente en febrero, según la fuente”, dijo el citado periódico. “El nombre de Komuro no se encontró en la última lista de aprobados publicada por el organizador del examen el viernes, días después de su matrimonio”.

Durante su extensa estadía en Estados Unidos, Kei Komuro (de 30 años) comenzó a trabajar como asistente en una firma legal en Nueva York después de graduarse de la facultad de Derecho de la Universidad de Fordham con un título de Juris Doctor en mayo. Dos meses después rindió el examen, que fue aprobado por 5.791 de las 9.227 personas que participaron.

Mako (ahora llamada Mako Komuro) y su flamante esposo se presentaron ante la prensa el martes, cuatro años desde que se hizo pública su relación, y leyeron una declaración en la que la ex princesa dijo que le había pedido a Komuro que adelantara sus planes de estudiar en el extranjero y “establecer una base (para vivir) en el extranjero”.

La ex princesa, a la que le diagnosticaron un trastorno de estrés postraumático complejo causado por lo que describió como “abuso psicológico” se dijo “horrorizada, asustada y entristecida por el hecho de que la información falsa se haya tomado como un hecho y que se hayan difundido historias infundadas” durante su compromiso, anunciado en 2017.

La hija mayor del príncipe Akishino perdió su estatus real ya que la Ley de la Casa Imperial estipula que una mujer miembro de la familia imperial debe abandonar su título si se casa con un plebeyo. La pareja, que actualmente se aloja en un condominio en Tokio, visitó un centro de licencias de conducir el jueves, y podría instalarse en un pequeño departamento en Nueva York, donde esperan iniciar una vida de personas corrientes alejadas de la vista pública.

Monarquias.com