El rey de Suecia quiebra la ley al prohibir los patinetes eléctricos en el palacio real


El rey Carlos XVI Gustavo de Suecia pidió que se colocaran carteles de prohibición fuera del Palacio Real de Estocolmo para informar a los ciudadanos que el uso de scooters (patinetes eléctricos) está prohibido en la zona. Una medida que fue criticada por no existir tal prohibición en la ley de la capital sueca.

Según la Corte Real, la prohibición se implementó teniendo en cuenta las preocupaciones de seguridad y mantenimiento de la zona histórica donde se ubica el palacio real de Estocolmo, cuya historia se remonta a varios siglos atrás.

“Las señales están colocadas porque las huellas de las ruedas de los scooters eléctricos dañan el camino de grava en Lejonbacken. Crean canalones que permiten que el agua de lluvia lleve más grava. Así que es por razones de seguridad y mantenimiento”, explicó la vocera de la Corte, Margareta Thorgren.

“¡Detengan a los príncipes también!” exclama el periódico Svensk Dam, señalando que tanto el príncipe Carlos Felipe como el príncipe Daniel, hijo y yerno del rey, respectivamente, han sido vistos anteriormente en scooters. Las señales de prohibición no son válidas, de acuerdo con la Ordenanza de Señales de Tráfico, y de acuerdo con la ley, la colocación de señales de tráfico ilegales se castiga con multas a menos que se trate del rey, recordó el periódico.

La oficina de tráfico de Estocolmo explicó al periódico que el rey Carlos Gustavo es el responsable de la Lejonbacken, la colina donde se encuentra el castillo, tanto en términos de retirado de la nieve, limpieza y regulación del tráfico.

No existe tal prohibición de tráfico en ningún otro lugar de la capital sueca”, dijo Malinda Flodman de la Oficina de Tráfico de Estocolmo. “No tenemos áreas en las que se prohíban los patinetes eléctricos. Por otro lado, tenemos varias áreas de baja velocidad donde los patinetes eléctricos no pueden circular más rápido que la velocidad al caminar, y varias áreas donde está prohibido estacionar patinetes eléctricos”, explicó.

El rey Carlos XVI Gustavo, de 75 años, ascendió al trono sueco en 1973 y ha sido una figura querida desde entonces, ostentando un papel ceremonial en el Estado. El rey no puede ser procesado por sus actos, según la constitución sueca, y la inmunidad penal comprende tanto los actos realizados en servicio como actos de carácter puramente privado.

Monarquias.com