Tribunal belga derribó la ley de “ofensas al rey” a raíz del caso de un rapero español


El Tribunal Constitucional de Bélgica consideró que una ley de 1847 que castigaba «las ofensas al Rey» resulta contraria a la Constitución, una sentencia pronunciada tras una petición relacionada con el caso del rapero español Josep Miquel Arenas, conocido con el nombre artístico de Valtònyc, que se fue a Bélgica en 2018 para evitar una pena de prisión firme en España por «injurias a la Corona» española.

«Hoy», afirmó este jueves el rapero en un mensaje en Twitter, «el mundo es un poco más justo y nadie podrá ir a la cárcel en Bélgica por insultar al Rey».

Desde hace tres años, sus abogados están inmersos en un pulso judicial para evitar su extradición a España, cuyos magistrados emitieron una orden de detención europea, informó RFI, citando a la AFP. Sus representantes legales defienden que el rapero estaba amparado por la libertad de expresión cuando compuso canciones en las que decía: «El rey tiene una cita en la plaza del pueblo, una soga al cuello y que le caiga el peso de la ley”. 

La sentencia del Constitucional belga, que dificulta la extradición del cantante a España, fue pronunciada tras una cuestión prejudicial del tribunal de apelación de Gante, que examina la posible extradición del cantante. El tribunal de Gante preguntó al Constitucional si en la legislación belga había un delito equivalente a las injurias al rey castigadas en España o estas injurias estaban amparadas por la libertad de expresión.

«¡Victoria!», se felicitó en Twitter Simon Bekaert, uno de los abogados del rapero. «En el futuro nadie podrá ser perseguido en función de esta ley de 1847 por haber insultado al rey. Esto supone la abolición de facto del delito de lesa majestad».

El Constitucional apostó por la segunda opción y por primar «la libertad de manifestar sus opiniones en cualquier materia», como lo estipula la carta magna belga. Según su sentencia, «el artículo 1 de la ley del 6 de abril de 1847 sobre la represión de las ofensas al rey vulnera el artículo 19 de la Constitución, equiparándolo al artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos», dedicado a la libertad de expresión.

La legislación belga de injurias a la corona había sido aprobada hace más de 175 años y establecía penas de hasta tres años de prisión por «las ofensas hacia la persona del rey», aunque se aplicó muy pocas veces.

Monarquias.com