La familia real de Luxemburgo tampoco rechaza un matrimonio igualitario entre sus herederos


El parlamento de Holanda abrió la discusión en las monarquías europeas, hace dos semanas, cuando preguntó al primer ministro Mark Rutte qué sucedería si un heredero del trono deseaba casarse con una persona de su mismo sexo. El debate se replicó en Suecia, donde la casa real debió emitir una declaración sobre su postura. Y ahora fue el turno del Gran Ducado de Luxemburgo.

¿Puede el heredero de la familia real luxemburguesa casarse con una persona del mismo sexo? Consultado sobre este tema, la Casa Gran Ducal respondió con simpleza que “todos los matrimonios en Luxemburgo están sujetos a la legislación nacional, incluidos los matrimonios de la familia gran ducal celebrados en Luxemburgo”.

El representante de la corte aclaró, sin embargo, que “todo matrimonio” de la familia real “está sujeto al acuerdo previo del jefe” de la monarquía, es decir, el gran duque. Es decir, todas las personas en línea sucesoria que no reciban el permiso tácito del soberano, deben abandonar su lugar en la sucesión al trono y su título.

La corte gran ducal concluyó en declaraciones al diario L’Essentiel que “corresponde por tanto al jefe de familia dar su consentimiento o no a un matrimonio entre dos personas del mismo sexo”. Pero aclaró que “el pacto familiar excluye la posibilidad de que un niño nacido por adopción o donación de gametos pueda ser considerado heredero” al trono.

Príncipe de Nassau y Príncipe de Borbón-Parma (título éste último que su padre retiró de las atribuciones nobiliarias de las dinastía Nassau en 1987), el gran duque Enrique tiene una completa línea sucesoria -encabezada por el gran duque herederitario Guillermo y su hijo, el príncipe Carlos- que incluye además a otros tres de sus cinco hijos y dos de sus cinco nietos.

El heredero al trono, el príncipe Guillermo, tiene un hijo de su matrimonio con la princesa Estefanía, el príncipe Carlos, de un año y siete meses de vida. El príncipe Luis, tercer hijo del gran duque Enrique, perdió su derecho al trono para sí y su descendencia al casarse sin el consentimiento de su padre. La princesa Alejandra y el príncipe Sebastián, hijos menores del gran duque, están solteros.

Monarquias.com