Resurgen las protestas contra Mswati III de Esuatini, último rey absolutista de África

Resurgen las protestas contra Mswati III de Esuatini, último rey absolutista de África

Las escuelas fueron cerradas y el transporte público paralizado después de que resurgieran protestas en el reino de Esuatini contra la última monarquía absoluta en África. El ejército y la policía se desplegaron esta semana en los centros educativos y varios estudiantes fueron arrestados, según activistas prodemocracia.

Después de la anterior ola de manifestaciones a favor de la democracia en junio, organizadas por la sociedad civil y la oposición en las dos principales ciudades del país, Manzini y Mbabane, que causó al menos 28 muertos, ahora los estudiantes se manifiestan pacíficamente para pedir el fin del régimen y la educación gratuita.

Como respuesta, el Gobierno de Esuatini ordenó el cierre de todas las escuelas del país por tiempo “indefinido”. Por su parte, el rey Mswati III, quien ha gobernado al país sudafricano durante más de 35 años, rechazó las demandas y grupos de derechos humanos han acusado a sus fuerzas de seguridad de abusos, incluyendo asesinatos y palizas, recoge la agencia Bloomberg News.

«A pesar de la violenta represión que vimos en junio y julio, los jóvenes de Esuatini han regresado y son persistentes en sus demandas», dijo al respecto el director de la ONG Human Rights Watch (HRW) para África meridional, Dewa Mavhinga, quien ha añadido que esto es «un indicador de que el rey está en una posición cada vez más débil» al no poder evitar las protestas.

Junto a los estudiantes, los empleados del sector del transporte también se han unido a las protestas, y tanto los taxistas como los conductores de autobuses se comprometieron a proseguir en su parón hasta que se cumplan sus demandas, que pasan por la liberación de los miembros del Parlamento.

«No habrá transporte en ninguna ciudad o pueblo a no ser que el rey Mswati libere» a dos opositores detenidos a principios de este año, advirtió un representante de la asociación de transportes (SACAWU), Sticks Nkhambule. Y a estas movilizaciones se unieron dos parlamentarios, que fueron detenidos en el mes de julio acusados de terrorismo, y que debieron comparecer ante un tribunal para establecer una fianza, según el diario local ‘Eswatini Observer‘.

Las autoridades han pedido el cese de los ataques dirigidos a empresas, muchas de ellas vinculadas al rey Mswati, quien, en un comunicado, ha apuntado que «no hay lugar para tal anarquía» en la sociedad del país, y reiteró el inicio de un «diálogo» con miembros de la sociedad civil para «encontrar una solución» para el «futuro político».

En Esuatini el rey nombra a los ministros, controla el Parlamento y los partidos políticos están prohibidos desde hace casi 50 años. Mswati III fue coronado en 1986, a los 18 años. Tiene 15 esposas y más de 25 hijos y se le conoce por dirigir con mano de hierro y por su estilo de vida ostentoso en un país donde dos tercios de la población vive por debajo del umbral de la pobreza.

La ONG Red Solidaria de Suazilandia -en referencia al antiguo nombre oficial de Esuatini- pidió a Sudáfrica la intervención su nación vecina ante el aumento de las tensiones y en búsqueda de la democracia.

Monarquias.com / EP / AFP