Inglaterra

El príncipe Carlos revela que su automóvil funciona con subproductos de queso y vino

El heredero al trono británico dijo que su Aston Martin, que posee desde hace más de 50 años, fue modificado para funcionar con “excedentes de vino blanco inglés y suero de leche del proceso de fabricación del queso”. Funciona con una mezcla de 85% de bioetanol y 15% de gasolina sin plomo.

Después de afirmar en una entrevista que que “comprende” la frustración de Greta Thunber y los ecologistas ante la inacción de los líderes mundiales contra el cambio climático, el príncipe Carlos de Inglaterra reveló que hace funcionar uno de sus coches con “excedentes de vino blanco inglés y suero de la elaboración del queso”.

El automóvil que Carlos ha tenido durante cinco décadas se ha reconvertido para funcionar con una mezcla de combustible compuesta por un 85% de bioetanol y un 15% de gasolina sin plomo, conocida como E85. Para quienes estén dispuestos a realizar la inversión, puede haber ahorros a largo plazo”, dijo el diario The Guardian.

Aunque la iniciativa del heredero del trono británico recibió buenas críticas, algunos británicos han señalado que el enfoque de nicho particular es de poca ayuda tanto a nivel nacional como mundial. De hecho, dicen los activistas, incluso habría daños significativos si se replicara de alguna manera.

“La pintoresca solución del Príncipe Carlos para descarbonizar su Aston Martin utilizando una alta mezcla de bioetanol hecha de residuos de queso y vino no debe confundirse con una solución seria para descarbonizar vehículos”, dijo Greg Archer, director de T&E en el Reino Unido, un grupo europeo de campañas de transporte limpio.

“A gran escala, los biocombustibles hacen más daño que bien, impulsando la deforestación y el cambio de uso de la tierra que empeora la crisis climática”, agregó Archer. Su grupo enfatiza la necesidad de conducir menos y cambiar, con el respaldo del gobierno, a vehículos eléctricos con batería que utilicen energía renovable, lo que para Archer supone es una solución que dentro de unos años estará disponible para todos.

El Dr. Chris Malins, consultor en políticas de combustibles alternativos y sostenibilidad, dijo que el caso del príncipe es un caso “boutique” que esencialmente no es escalable como modelo específico, pero que de alguna manera está a la vanguardia. “El Reino Unido tiene una política que está presionando de manera relativamente agresiva hacia el desarrollo de más tecnología que, si no es queso y vino, luego hacia el uso de otros elementos, aunque el desperdicio de alimentos realmente puede llegar y llegará tan lejos”, dijo Malins. “Sin embargo, será necesario crear una tecnología más avanzada”.

En la entrevista de la BBC, que tuvo lugar en Prince George’s Wood, un jardín de otoño que Carlos plantó para su nieto en los terrenos del castillo de Birkhall (Escocia) también habló sobre sus propios esfuerzos para reducir su huella de carbono: “No he comido carne ni pescado dos días a la semana y no como productos lácteos un día a la semana”, dijo. “Si más personas hicieran eso, reduciría mucho la presión”.

Monarquias.com