Inglaterra

Carlos de Inglaterra dijo que “comprende” la frustración de Greta Thunber y los ecologistas

En una entrevista con la BBC emitida el lunes, el príncipe de Gales aseguró "comprender" la frustración de activistas como la joven sueca Greta Thunberg, que acusa a los políticos de permanecer impasibles ante la emergencia climática.

El príncipe Carlos de Inglaterra, histórico defensor del medio ambiente, de la jardinería orgánica y que hace funcionar uno de sus coches con vino blanco y queso, instó a los líderes mundiales a pasar de las palabras a los hechos en la próxima cumbre sobre el clima.

En una entrevista con la BBC emitida el lunes, el príncipe de Gales aseguró “comprender” la frustración de activistas como la joven sueca Greta Thunberg, que acusa a los políticos de permanecer impasibles ante la emergencia climática.

Todos estos jóvenes sienten que nunca pasa nada, así que por supuesto se frustran”, declaró el príncipe días antes de asistir a la COP26, cumbre contra el cambio climático organizada en la ciudad escocesa de Glasgow, junto a su madre de 95 años.

Carlos, de 72 años, también dijo comprender por qué grupos ecologistas como Extinction Rebellion (XR) protestan y bloquean carreteras, acciones condenadas por el gobierno británico: “La dificultad estriba en cómo dirigir esa frustración de forma constructiva y no destructiva”, afirmó.

Desde que se firmaron los acuerdos de París en 2015, la transición hacia economías más limpias ha progresado con demasiada lentitud para limitar el calentamiento global a 2 °C, y mucho menos a 1,5 °C, en comparación con el final del siglo XIX. Al príncipe le preocupa que los líderes mundiales reunidos a partir del 31 de octubre en Glasgow para la COP26 “se limiten a hablar”, en lugar de tomar medidas para reducir drásticamente sus emisiones de gases de efecto invernadero.

El impacto del cambio climático será “catastrófico” si no se toman medidas ambiciosas, advirtió Carlos, explicando que él mismo dejó de comer carne y pescado dos días a la semana. También dijo que su coche, un Aston Martin que posee desde hace más de 50 años, fue modificado para funcionar con “excedentes de vino blanco inglés y suero de leche del proceso de fabricación del queso”. Funciona con una mezcla de 85% de bioetanol y 15% de gasolina sin plomo.

Monarquias.com