Emir de Dubai hackeó teléfono de la princesa Haya con software espía Pegasus

Emir de Dubai hackeó teléfono de la princesa Haya con software espía Pegasus

La batalla legal librada en Reino Unido por la custodia de los dos hijos que tuvo con la princesa Haya de Jordania llevó al jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, emir de Dubai, a hackear el teléfono de la consorte y a cinco de sus socios.

Entre los hackeados se encontraban dos de los abogados de la princesa Haya bint Al Hussein, uno de los cuales era Lady Shackleton, integrante de la Cámara de los Lores británica.

La abogada, quien representó al príncipe Carlos en su divorcio de la princesa Diana, fue advertida sobre la intrusión por parte de Cherie Blair, la esposa del ex primer ministro británico Tony Blair, que trabaja con el grupo israelí NSO.

NSO se vio en el centro del escándalo por la investigación publicada en julio por un consorcio de 17 medios internacionales sobre este programa, que habría permitido espiar teléfonos de mandatarios, periodistas, políticos, activistas o empresarios de diferentes países.

Una vez instalado en un teléfono, el programa Pegasus permite acceder a los mensajes, a sus datos o activar el aparato a distancia para captar el sonido o la imagen.

La Alta corte de Londres, donde ambos se disputan la guardia de sus hijos, no probó que el espionaje estuviera relacionado con la batalla jurídica que lo oponía entonces en el Reino Unido a su esposa para obtener el regreso a Dubai de sus dos hijos, la princesa Al Jalila, de 13 años, y el príncipe Zayed, de nueve años, pero un volumen «muy importante» de 265 megaoctets de datos fue sacado del teléfono de la princesa Haya (o sea 24 horas de registro vocal o 500 fotografías).

Aunque la vigilancia fue «efectuada sin duda por servidores o agentes del padre», el emir de Dubái «está dispuesto a utilizar el brazo del Estado para obtener lo que considera como justo», dijo el juez Andrew McFarlane. «Hostigó e intimidó a la madre antes de que partiera a Inglaterra y después», subrayó, y «está listo a tolerar que los que actúan en su nombre lo hagan de manera ilegal en el Reino Unido».

La princesa de 47 años, media hermana del rey Abdallah de Jordania, pidió una medida de protección contra una boda forzada que podría relacionarse con uno de sus dos hijos, así como una medida de protección para la propia Haya tras huir a inicios de 2019 de Emiratos hacia Reino Unido.

Monarquias.com