Africa

“Pandora papers” apuntan a la princesa Lalla Hasnaa, hermana del rey de Marruecos

Los documentos revelaron que la princesa es propietaria de una empresa “fantasma” que compró una casa de US$11 millones en una exclusiva zona de Londres.

La princesa Lalla Hasnaa, hermana del rey Mohammed VI de Marruecos, se encuentra en una extensa lista de personalidades mundiales (entre ellos, una treintena de gobernantes y exgobernantes) que aparecen en los 11,9 millones de documentos filtrados por compañías de servicios de todo el mundo y divulgados por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) en cientos de medios del mundo, los denominados “Pandora Papers”.

La investigación reveló casi un millar de empresas en paraísos fiscales y mencionó a 336 políticos de alto nivel, entre ellos más de una docena de jefes de estado o de gobierno en funciones, ministros, embajadores y otros. Más de dos tercios de la empresas fueron registradas en la británicas Islas Vírgenes. Y aunque en muchos países no es ilegal guardar activos en el exterior o utilizar empresas de fachada, las revelaciones abochornan a gobiernos que aplican planes de austeridad o dicen luchar contra la corrupción.

Los documentos revelaron que la princesa Lalla Hasnaa, de 53 años, es propietaria de una empresa “fantasma” que compró una casa de 11 millones de dólares en una exclusiva zona de Londres, cerca del Palacio de Kensington. Hasnaa, hija del difunto rey Hassan II, hizo la compra con fondos de la “Familia Real Marroquí”, según los documentos filtrados por la ICIJ, que enumeraban su ocupación como “Princesa”.

Lalla Hasnaa y el rey Abdallah II de Jordania son algunos de los miembros de la realeza mundial que aparecen en la investigación. Entre ellos también se encuentran el emir Mohammed bin Rashid Al Maktoum de Dubai, primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, quien aparece como accionista de tres empresas registradas en jurisdicciones secretas, y el emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, que utiliza empresas extraterritoriales para realizar inversiones, gestionar su patrimonio y salvaguardarlo en beneficio de su dinastía. Los Papeles de Panamá ya habían revelado que su superyate de 300 millones de dólares estaba gestionado por empresas offshore.

Monarquias.com