Africa

Charlene de Mónaco se ofreció como mediadora en la batalla por el trono zulú

La princesa, que creció en Sudáfrica, pidió a la familia real que detenga sus batallas por la sucesión “por el bien de la unidad”.

La princesa Charlene, esposa del príncipe Alberto II de Mónaco, se ofreció como mediadora para buscar una salida pacífica a la batalla que se libra dentro de la familia real zulú de Sudáfrica.

La familia gobernante del grupo étnico más grande de Sudáfrica, compuesto por 11 millones de súbditos, está dividida desde la muerte del rey Goodwill Zwelithini kaBekhezulu. Los rumores de envenenamientos y falsificación de testamentos aumentaron aún más las tensiones reinantes.

La princesa Charlene, que creció en Sudáfrica y pasó la mayor parte del año en ese país por motivos de salud, pidió a la familia real que detenga sus batallas por la sucesión “por el bien de la unidad”, según la emisora nacional del país.

Charlene, amiga personal del difunto rey Goodwill Zwelithini, asistió a su funeral y se sentó entre sus esposas e hijos en sus tierras ancestrales en Nongoma, y posteriormente describió sus “muchos momentos especiales” que pasó con el monarca.

El príncipe Misuzulu Zulu, el hijo mayor del difunto líder, fue nombrado heredero, pero numerosos miembros de la familia rechazaron su reclamo al trono. Esta semana, diversos informes apuntaron que se intentó envenenarlo, después de que se sintió mal repentinamente en una fiesta.

Divisiones en la familia real

La numerosa familia real zulú se encuentra dividida sobre la sucesión desde la muerte del rey Goodwill Zwelithini, padre de Misuzulu. El príncipe fue declarado heredero por su también fallecida madre, la reina regente Mantfombi Dlamini.

Una semana atrás, el rey Misuzulu reconoció que la disputa dinástica se debe a que una vasta facción de la familia real -liderados por el príncipe Mbonisi y la princesa Thembi, sus tíos- se oponen a su coronación y presionan para que el príncipe Simakade, el hijo mayor sobreviviente del rey Zwelithini kaBhekuzulu, ascienda al trono.

La noticia del posible envenenamiento del rey llegó cinco meses después de que su madre, Mantfombi Dlamini, elegida como reina regente durante tres meses, falleciera repentinamente entre rumores de haber sido envenenada.

La reina regente, que declaró a su hijo Misuzulu como nuevo rey, fue acusada póstumamente de haber falsificado el testamento del rey Zwelithini y, por lo tanto, asesinada por orden de sus rivales. “La gente piensa que somos asesinos”, dijo la princesa Thembi, pero agregó que “no estaban conspirando para derrocar a nadie”.

Los enfrentamientos fraticidas por el trono llegaron después de que falleciera el rey Goodwill Zwelithini, tras más de 50 años de reinado. El rey era el único fideicomisario del Ingonyama Trust, que administra casi 3 millones de hectáreas de tierras de propiedad comunal y también tuvo influencia importante moral sobre más de 11 millones de zulúes , casi una quinta parte de la población de Sudáfrica.

Monarquias.com