Japón

Victima de estrés postraumático, la princesa Mako de Japón fijó su boda civil para finales de octubre

La princesa, que soportó varios años de críticas y dilaciones sobre su compromiso con Kei Komuro, sufre ahora de estrés post traumático debido a lo sucedido.

La princesa Mako, hija del príncipe heredero y sobrina del emperador de Japón, fijó el 26 de octubre como fecha de su boda con Kei Komuro, tras años de controversia. La princesa renunciará a los ritos tradicionales prescriptas para las bodas imperiales y no aceptará la asignación que suele concederse a las mujeres de la casa imperial que se casan con plebeyos.

La boda, que constará de una notificación ante un registro civil, no se celebrará en las mejores circunstancias, ya que la agencia de la Casa Imperial informó a los periodistas que la princesa Mako, de 29 años, sufría un trastorno de estrés postraumático debido a la gran cobertura mediática que la rodeaba a ella y a su familia.

Takaharu Kachi, asistente de la familia del príncipe heredero Akishino, dijo en una conferencia de prensa que la princesa “ha estado lidiando con un trastorno de estrés postraumático complejo (TEPT) debido a la amplia cobertura mediática sobre ella y Komuro”. Una persona sufre de trastorno de estrés postraumático complejo cuando sufre el mismo incidente traumático durante un largo período de tiempo.

Mako y Komuro se conocieron en 2012 mientras estudiaban en la International Christian University en Tokio. Anunciaron su compromiso en 2017 y planeaban casarse en 2018, pero su matrimonio se pospuso luego de una serie de informes de que la madre del joven estaba involucrada en una disputa financiera con su ex prometido. El hombre afirmó que se hizo cargo de los gastos educativos del joven Komuro, mientras que su madre lo consideró un regalo. Komuro se ofreció a resolver el problema a principios de este año.

El príncipe heredero Akishino aprobó el matrimonio de su hija, pero la controversia destrozó la reputación de Komuro y provocó críticas tanto de los miembros de la familia imperial como del público en general. En noviembre pasado, la princesa dijo en un comunicado que ella y su novio, un plebeyo, son “insustituibles el uno para el otro” y que “el matrimonio es una elección necesaria” para sus vidas.

Según las normas de sucesión imperial en Japón, Mako perderá su título de princesa cuando se case y se espera que abandone Japón definitivamente para instalarse en Nueva York con su marido.

Claves de la noticia

Monarquias.com / Japan Times / Kyodo News