Europa

Boda de Jorge de Rusia y Rebecca Bettarini: sus hijos no tendrán derecho al trono ruso

De acuerdo a las leyes dinásticas, los miembros de la familia Romanov en sucesión al trono deben contraer matrimonio con personas de sangre azul para perpetuar sus derechos sucesorios a sus descendientes.

La gran duquesa María Vladimirovna Romanova, considerada por muchos rusos como la legítima heredera del trono de Rusia, declaró el matrimonio de su hijo, el gran duque Jorge, con Rebecca Bettarini como no dinástico, por lo que previsiblemente los descendientes de la pareja no tendrán derecho sucesorio y títulos imperiales.

De acuerdo a las leyes de la dinastía Romanov, los miembros de la familia imperial en sucesión al trono deben contraer matrimonio con personas de sangre azul para perpetuar sus derechos sucesorios a sus descendientes. Al no ser un matrimonio dinástico, Rebecca Bettarini, convertida a la ortodoxia con el nombre de Victoria Romanovna, no será Gran Duquesa de Rusia y sus hijos no gozarán el estatus de Alteza Imperial.

Desde la ejecución de Nicolás II, en 1918, los descendientes del gran duque Kirill -su hijo Vladimir, fallecido en 1994, y su nieta María Vladimirovna- se autoproclaman herederos legítimos de la Casa Romanov.

Nacido en Madrid, el gran duque Jorge Mihailovich Romanov es único hijo de la gran duquesa María Vladimirovna. Por vía maternal, el gran duque de 40 años es bisnieto del gran duque Kirill Alejandrovich, primo de Nicolás II, el último zar ruso que fue ejecutado junto con su esposa y cinco hijos por los bolcheviques en 1918, y tataranieto del zar Alejandro II, fallecido en 1881.

Los Romanov disfrutaron de una vida de prosperidad aparentemente interminable y gobernaron una sexta parte de la superficie de la Tierra a principios del siglo XX. Su último jefe, Nicolás II, gobernó desde 1894 hasta que se vio obligado a abdicar después de la Revolución de febrero de 1917. Él y su familia fueron encarcelados por los bolcheviques y ejecutados al año siguiente.

Nacido en Madrid en 1980, el gran duque Jorge Mihailovich Romanov es único hijo de la gran duquesa María Vladimirovna y su exesposo, el gran duque Mikhail de Rusia (nacido príncipe de Prusia).

Desde entonces, los descendientes del gran duque Kirill -su hijo Vladimir, fallecido en 1994, y su nieta María Vladimirovna- se autoproclaman herederos legítimos de la Casa Romanov, entrando en disputa con otros miembros de la familia. El gran duque Jorge, que ahora vive en Rusia y trabaja en varios proyectos de caridad, heredará la jefatura de la dinastía a la muerte de su madre, con lo que podría revertir la decisión de la gran duquesa y declarar legítimos a su matrimonio y su descendencia.

Monarquías.com