Trono en disputa: en la familia real zulú reinan “la tensión y la desconfianza”


El príncipe Misuzulu, hijo del fallecido rey zulú Goodwill Zwelithini kaBhekuzulu, cree que los miembros de la familia real sudafricana desafiaron la regencia de su madre solo porque estaban en contra de que él ascendiera al trono.

Esto comenzó cuando mi madre se convirtió en regente, por miembros de la familia que tienen una opinión diferente. Ya lo veo. Me di cuenta de que esta disputa estaba en mi contra todo el tiempo”, reconoció el príncipe, de 45 años, a quien una sección de la familia real considera como el legítimo monarca zulú.

Misuzulu, hijo de la fallecida reina regente Mantfombi Dlamini, hizo esta afirmación durante una cumbre familiar en Ulundi, norte de la provincia sudafricana de KwaZulu-Natal. Ducha reunión la organizó con con la esperanza de alcanzar una solución amistosa a las divisiones de sucesión que han sacudido a la nación zulú desde el fallecimiento del rey Zwelithini (1948-2021).

Zwelithini, fallecido tras haber protagonizado el gobierno más extenso del reino tradicional zulú, dejó en su testamento el deseo de que fuera la reina Mantfombi, a quien consideraba la principal de sus seis esposas, quien se hiciera cargo de la regencia hasta que la extendida familia real zulú designara al nuevo rey.

La reina Mantfombi murió un mes más tarde, bajo sospechas de haber sido envenenada por una facción opositora de la familia real, y en su testamento nombró como heredero a su hijo mayor, el príncipe Misuzulu Zulu. Después algunos miembros de la familia real han cuestionado la autenticidad del testamento de los fallecidos y prohibieron la coronación de Misuzulu.

Mientras una parte de la familia real zulú apoya la coronación de Misuzulu, otra facción de la familia, dirigida por los hermanos del rey Zwelithini, la princesa Thembi Ndlovu y el príncipe Mbonisi Zulu, favorecen al mayor de los hijos del monarca fallecido, el príncipe Simakade Zulu, para que asuma el trono.

Themi y Mbonisi decidieron no asistir a la reunión convocada por Misuzulu, quien dijo a los medios que ellos “decidieron no venir, pero sigo diciendo que son mi sangre. “Esta no es una reunión para nombrar un rey. Hay un rey”, dijo.

Ha sido un período difícil después de la muerte de mis padres. Había tensión y desconfianza, pero siempre digo que eso no me sorprende. Ocurre en todas las familias. No somos diferentes”, reconoció el príncipe Misuzulu.

Monarquias.com