Efemérides

Hace 151 años: nació Christian X de Dinamarca, héroe de la II Guerra Mundial

Sus paseos diarios a caballo crearon la imagen del “rey ecuestre”, y muchos daneses todavía lo recuerdan por montar a caballo por las calles de Copenhague durante la ocupación nazi, durante la cual gozó de un enorme apoyo popular.

Abuelo de la reina Margarita II, padre de Federico IX y hermano del rey Haakon VII de Noruega, el rey Christian X de Dinamarca (1870-1947) estaba muy bien posicionado en la genealogía real europea, pero ha pasado a la historia por su papel durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se convirtió en su símbolo de esperanza para sus millones de súbditos. Nació el 26 de septiembre de 1870, hace 151 años.

Entronizado a los 41 años de edad en 1912, tras la inesperada muerte de su padre Federico VIII, Christian X fue el primer monarca de la dinastía Glücksborg que nació como heredero al trono. Además, fue el primer heredero al trono en obtener un certificado de escuela secundaria, en 1889, pero su educación posterior estuvo en línea con la tradición de orientación militar de la familia, con 22 años en la Royal Lifeguard, de los cuales se convirtió en comandante en jefe en 1905.

Al comienzo de su reinado, el rey tuvo dificultades para aceptar las prácticas parlamentarias que fueron determinadas por los cambios del sistema en 1901, y que llevaron a múltiples enfrentamientos con los líderes políticos. Las diferencias culminaron en una acalorada discusión entre el rey y el primer ministro en ese momento, Carl Theodor Zahle, que terminó con la destitución de todo el gobierno y el nombramiento de una nueva administración dirigida por su propio abogado, Otto Liebe.

Muchos políticos y votantes radicales y socialdemócratas percibieron esta decisión como inconstitucional, y resultó en la llamada Crisis de Pascua en 1920. Unos meses después de la crisis de Pascua, el rey cruzó la frontera hacia la región reunificada del sur de Jutlandia (North Slesvig) en un caballo blanco y, por lo tanto, en la mente del público se transformó de un monarca politizante en un símbolo de unidad nacional.

Cuando Dinamarca fue ocupada por las tropas alemanas el 9 de abril de 1940, el rey ganó el apoyo popular cuando continuó con sus paseos diarios a caballo por las calles de Copenhague. Eso quedó en evidencia, entre otras ocasiones, durante el cumpleaños número 70 del rey, unos meses después de la ocupación, cuando la Plaza del Palacio de Amalienborg se llenó de súbditos que rindieron homenaje al monarca en claro desafío a los ocupantes nazis. En octubre de 1942, el rey se cayó de su caballo durante el paseo diario y la caída provocó un daño duradero a su salud. El rey falleció tranquilamente el 20 de abril de 1947, y en el Castrum Doloris -capilla ardiente- su ataúd fue decorado con un brazalete del movimiento de resistencia danés. Su cuerpo está sepultado en la catedral de Roskilde.

Monarquias.com