Cuenta regresiva: el príncipe Andrés tiene un mes para responder la demanda por abuso sexual


Un tribunal de Nueva York dio al príncipe Andrés de Inglaterra hasta el próximo 29 de octubre para que entregue una respuesta a la demanda por abusos sexuales presentada por la estadounidense Virginia Giuffre el pasado mes de agosto. Según indica un documento judicial de la Corte del distrito sur de Nueva York, el juez Lewis Kaplan ha concedido más de un mes para que los abogados del duque de York presenten su defensa.

La decisión se tomó después de que el duque de York, de 61 años, reconociera el viernes pasado haber sido correctamente notificado de la demanda interpuesta en Estados Unidos. Los abogados del duque de York habían inicialmente alegado defectos de forma en la notificación de la demanda. Pero en un acuerdo con los representantes legales de la denunciante, se acepta que la notificación se hizo efectiva el 21 de septiembre, según los documentos del tribunal del Distrito Sur de Nueva York.

Hasta ahora, los abogados del príncipe Andrés habían tratado de bloquear la recepción de la demanda de Virginia Griuffre

El príncipe Andrés (60) es el tercer hijo de la reina Isabel II de Gran Bretaña.

Hasta ahora, los abogados del miembro de la familia real británica habían tratado de bloquearlo, alegando en la primera vista preliminar, celebrada el pasado 12 de septiembre, que los documentos de la denuncia no habían sido entregados correctamente. La sesión judicial que estaba prevista para el próximo 13 de octubre para decidir si el proceso de notificación se había efectuado de manera correcta quedó, por lo tanto, cancelada.

Hace poco más de una semana, los abogados de Giuffre habían criticado la actitud del príncipe Andrés, y aseguraron que «la notificación no debería ser un juego de escondite tras los muros del palacio». Giuffre alega en su denuncia que cuando tenía 17 años fue forzada a mantener relaciones sexuales con el príncipe, algo que le ordenaron hacer Jeffrey Epstein, el fallecido magnate acusado de gestionar una red de tráfico sexual de menores conectada a importantes figuras del mundo de la economía y la política, y su mano derecha, Ghislaine Maxwell.

Monarquias.com / Agence France-Presse / Efe