Belgica

La Cripta de Laeken, sepultura de los reyes de Bélgica, abrió al público

La cripta y la Iglesia de Nuestra Señora fueron inauguradas en 1872 por deseo de María Luisa de Orleáns, primera reina de los belgas, quien quería ser sepultada allí.

La Cripta Real de Laeken, el lugar de enterramiento de la familia real de Bélgica, abrirá sus puertas al público este 25 de septiembre y otros cuatro días hasta diciembre, informó la casa real. El sitio, ubicado bajo la Iglesia de Nuestra Señora de Laeken, cerca de Bruselas, tiene más de 170 años de historia y alberga las tumbas de todos los monarcas de la Casa de Sajonia Coburgo, de sus esposas y de algunos miembros de la Familia Real.

Luisa María de Orleáns, esposa del rey Leopoldo I, había expresado el deseo de ser enterrada en allí por lo que, después de su muerte en 1850, se lanzó un concurso para la construcción de una nueva iglesia. El diseño galardonado fue del arquitecto Joseph Poelaert y poco después, en 1854, Leopoldo I colocó la primera piedra de la nueva iglesia neogótica para reemplazar el antiguo lugar de culto.

La Iglesia de Nuestra Señora es un edificio neogótico con capilla real y cripta detrás del coro. La iglesia fue inaugurada en 1872, siete años después del entierro del rey Leopoldo, pero no se terminó hasta 1907, cuando reinaba el hijo de María Luisa, Leopoldo II. En 1904 se demolió la antigua iglesia del pueblo. Solo el coro gótico se salvó y todavía se puede ver en el cementerio, detrás de la iglesia actual.

La Cripta Real está situada bajo una gran cúpula cónica detrás del presbiterio a la que el visitante puede entrar por una escalera. Al pie de esta escalera, un elegante mosaico policromado con los escudos de las entonces nueve provincias belgas adorna el revestimiento del suelo. Dentro de la cripta, son principalmente las hermosas bóvedas de crucería y las grandes columnas con pilastras con capiteles corintios finamente tallados que hacen de este espacio un conjunto impresionante.

En el centro, una gran tumba de mármol blanco custodia los restos de Leopoldo I María Luisa. A su alrededor se encuentran las tumbas de los posteriores reyes y reinas aśi como otros príncipes y princesas belgas. A través de monumentales puertas de bronce, obra del artista Henri-Joseph Holemans llega al costado, decorado con elegantes tímpanos con incrustaciones de mosaicos.

Monarquias.com