Inglaterra

Cartas que reflejan las peleas de la reina Victoria y el príncipe Alberto aparecen 160 años después

A raíz de las peleas matrimoniales, el príncipe consorte a menudo comunicaba su dolor y frustración a través de notas garabateadas a su esposa en alemán. Sus cartas ahora están disponibles en Internet.

Una serie de cartas escritas hace más de 160 años registraron meticulosamente las disputas matrimoniales entre la reina Victoria de Inglaterra y su esposo, el príncipe consorte Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha. Las cartas, escritas entre 1841 y 1861, son apenas legibles, lo que demuestra lo agitado que estaba el consorte cuando las escribió.

La reina Victoria, coronada en 1837, y su primo hermano alemán se casaron por amor en 1840, pero el apasionado y romántico matrimonio protagonizó con mucha frecuencia graves peleas que fueron meticulosamente registradas por Alberto. Ahora, las cartas del príncipe consorte pueden leerse en Internet entre los 22.000 artículos y fotos relacionados con su vida (albert.rct.uk).

En una carta, en su alemán nativo, Alberto reprendió airadamente a la reina Victoria diciéndole que ella nuevamente “perdió el autocontrol” y reveló cómo lo siguió “de habitación en habitación” para continuar con la discusión.

Has vuelto a perder el autocontrol de forma innecesaria. No dije una palabra que pudiera herirte y no comencé la disucsión, pero tú me has seguido y continúas de habitación en habitación”, le escribió.

El príncipe agregó: “No hace falta que prometa confiar en ti porque no se trata de confianza, sino de tu naturaleza inquieta, que te hace insistir en entrar, con febril afán, en detalles sobre órdenes y deseos que, en el caso de una reina, son órdenes para quienquiera que se les dé”.

Y el furioso príncipe agregaba en la misma carta: “Cumplo con mi deber hacia ti aunque eso signifique que la vida esté amargada por ‘escenas’ cuando debería estar gobernada por el amor y la armonía. Veo esto con paciencia como una prueba que hay que pasar, pero me lastimas desesperadamente y al mismo tiempo no te ayudas”.

Los expertos e historiadores de la Royal Collection Trust (RCT), que han publicado las cartas, dicen que el príncipe Alberto era un cronista meticuloso, que se enorgullecía de sus escritos pulcros y metódicos. Pero muchas de estas cartas, en gran parte escritas entre 1841 y 1861, a su apasionada esposa eran apenas legibles, lo que demuestra “lo agitado que estaba cuando las escribió”.

Gran parte de la correspondencia privada de Victoria y Alberto fue destruida décadas más tarde por su hija menor, la princesa Beatriz, deseosa de conservar la mística que rodeaba a sus padres, aunque una persona desconocida hizo copias fotográficas para los Archivos Reales.

A raíz de las peleas matrimoniales, el príncipe Alberto a menudo comunicaba su dolor y frustración a través de notas garabateadas a su esposa en alemán.

“Desgraciadamente, no podemos soportar sus sufrimientos corporales por usted; debe luchar contra ellos sola. Los morales probablemente son causados ​​por ellos, pero si estuviera menos ocupado con usted misma (si eso es posible) y sus sentimientos (si eso es posible) y se interesa más en el mundo exterior, encontrará que la mayor ayuda de todas”, le reprochó en una carta.

En otra de las cartas, el príncipe Alberto, que le dio nueve hijos durante su matrimonio de 21 años, le reprocha a la reina de que no se relaje y disfrute más de su compañía.

“Es realmente una lástima que no encuentres ningún consuelo en la compañía de tus hijos”, escribió. “La raíz de la dificultad radica en la noción errónea de que la función de una madre es estar siempre corrigiendo, regañando, ordenando y organizando sus actividades…” “No es posible estar en términos felices y amistosos con la gente a la que acabas de regañar”, le dijo.

Monarquias.com