Europa

Historiadora cree que Luis XVI de Francia padecía autismo: “Era incapaz de mirar a alguien a los ojos”

El rey, ejecutado en 1793, nació con un trastorno del espectro autista, dejándolo vulnerable a los intereses propios de los ministros e incapaz de tener intimidad con su esposa, afirma la escritora Nancy Goldstone.

La historiadora y escritora estadounidense Nancy Goldstone aseguró en un nuevo libro que las luchas del rey Luis XVI de Francia (coronado en 1774 y ejecutado en 1793) se debieron a que padecía un trastorno del espectro autista (TEA).

La autora afirma que rey nació en 1754 con un trastorno del espectro autista, dejándolo vulnerable a los intereses propios de los ministros, luchando por tener intimidad con su esposa María Antonieta e “incapaz de mirar a alguien a los ojos”.

Luis XVI gobernó Francia antes de la caída de la monarquía durante la Revolución Francesa y fue el único rey en ser ejecutado, falleciendo a los 38 años. Su esposa, María Antonieta de Austria, padecería el mismo destino.

El trastorno del espectro autista (TEA) es una condición que nadie entendía en ese momento. Puede causar una amplia gama de síntomas que incluyen problemas con la interacción social y la comunicación, dificultad para comprender las emociones de otras personas y patrones de pensamiento o movimiento físico restringidos y repetitivos.

“Aunque era muy inteligente y en todos los demás aspectos un gobernante más compasivo, moral, honesto y mejor intencionado que su predecesor (Luis XV), el nuevo rey de Francia no podía mirar a nadie a los ojos”, aseguró Goldstone.

El rey, afirma la historiadora, “no podía leer las expresiones de los demás; hablaba raras veces y lo hacía con una voz extraña y sin tono; lloraba cuando estaba bajo presión; y, lo más importante en lo que respecta a su joven esposa, no entendía el acto sexual hasta cinco años después de su matrimonio, cuando el hermano mayor de María Antonieta vino de visita y le explicó de manera amable y objetiva la mecánica de la concepción”.

La autora también afirma que la reina María Antonieta no fue tan influyente como los franceses creían en su époc, ya que los ministros de Luis XVI habían “descubierto anticipadamente cómo influir al rey para que se aprobaran las políticas que querían”.

¿Qué es el autismo?

El trastorno del espectro autista (TEA) puede causar una amplia gama de síntomas, que a menudo se agrupan en dos categorías principales. En primer lugar, sus pacientes pueden crear problemas de interacción social y comunicación.

Los pacientes pueden tener dificultad para comprender y ser consciente de las emociones y sentimientos de otras personas y/o problemas para participar o iniciar conversaciones.

Los patrones de pensamiento son otra área clave, a saber, patrones de pensamiento o movimiento físico restringidos y repetitivos, como dar golpecitos o girar la mano, y molestarse si estas rutinas establecidas se interrumpen.

Quién fue Luis XVI, el único rey de Francia que murió por ejecución

Luis XVI se convirtió en heredero al trono tras la muerte prematura de su padre Luis, delfín de Francia, en 1765. Se casó con María Antonieta, hija de la emperatriz austriaca María Teresa de Habsburgo, y el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Francisco I de Lorena, cuando él tenía solo 15 años y ella 14.

El matrimonio de Luis y María Antonieta se utilizó para sellar la nueva alianza entre Austria y Francia después de la Guerra de los Siete Años. Durante su adolescencia, la archiduquesa fue popular en Francia y cuando hizo su primera aparición en París, una multitud de 50.000 personas acudieron a verla. Se cree que al menos 30 personas murieron pisoteadas en el amontonamiento.

Pero su popularidad cayó rápidamente sobre el reinado de su marido y se convirtió en un símbolo de los excesos de la monarquía. Luis XVI sucedió al trono francés a la muerte de su abuelo Luis XV, cuyo gobierno ineficaz y egoísta contribuyó al declive de la autoridad real que condujo al estallido de la Revolución Francesa en 1789.

Después de un reinado fallido, durante el cual el monarca pasó más tiempo cazando y realizando sus pasatiempos personales (hacer cerraduras y mampostería), fue guillotinado en la Place de la Révolution de París el 21 de enero de 1793. Nueve meses después, su esposa María Antonieta corrió la misma suerte, con tan solo 37 años.

Tras sus decapitaciones, sus cuerpos fueron colocados en tumbas sin nombre, pero en 1815 fueron exhumados y enterrados en la Basílica Catedral de Saint-Denis.

Monarquias.com / AirMail / Daily Mail