Isabel II “no está feliz” con la idea de convertir el palacio de Buckingham en un museo


Según informes de la prensa británica, el príncipe Carlos quiere convertir el Palacio de Buckingham (Londres) en un museo, una idea que a su madre, la reina Isabel II, no le cae muy bien. La iniciativa del príncipe de Gales es uno de sus planes para la monarquía del futuro, que incluye “recortar” la familia real para incluir solo a siete figuras importantes y, de esta forma, ahorrar dinero al contribuyente.

“El príncipe Carlos tiene previsto realizar varios cambios en la monarquía británica cuando se convierta en rey; uno de ellos es convertir los palacios de la familia real en ‘sitios públicos’. El Príncipe de Gales quiere que la gente tenga más acceso al Palacio de Buckingham, Clarence House, el Castillo de Windsor, Sandringham y Balmoral”, dijo la prensa británica este fin de semana.

Una fuente real le dijo al diario The Mirror que el plan del museo “no sucederá” mientras la reina Isabel II siga en el trono.

El palacio, hogar oficial de los reyes británicos desde 1830, es el lugar donde crió a sus cuatro hijos y ha presidido durante sus décadas en el trono. Lo abrió al público en 1993, lo que permitió a los visitantes recorrer partes selectas del palacio de 775 habitaciones, pero no los apartamentos familiares.

Ella no está muy interesada en esa idea en particular y cree, por supuesto, que debería seguir siendo una especie de hogar familiar”, agregó la fuente. La persona explicó que la reina desea alternar sus actividades entre el Castillo de Windsor, adonde se retiró al inicio de la pandemia de Covid-19, y Buckingham, que actualmente se encuentra en obras de restauración.

Así que por ahora (…) no parece que el príncipe Carlos se salga con la suya en el corto plazo”, dijo la fuente.

Anteriormente, Clarence House, la oficina del Príncipe Carlos y funcionarios de la casa real confirmaron que el futuro rey deseaba vivir en los apartamentos privados del Palacio de Buckingham incluso cuando los salones de Estado y jardines estuvieran abiertos al público.

Una de las razones por las que Carlos puede estar buscando deshacerse de la mega-casa es el costo, que demanda millones de libras para simplemente mantenerlo en funcionamiento. Fue restaurado por última vez en la Segunda Guerra Mundial, y aunque se aprobó una renovación de $ 500 millones de dólares en 2016, no estará lista hasta 2027.

Monarquias.com