Europa

La góndola de la reina María Antonieta se exhibe por primera vez en el palacio de Versalles

Apodada “La Marie-Thérèse” en los primeros años de reinado de Luis XVI y su esposa, la góndola fue redescubierta en estado de abandono a finales del siglo XIX.

La extraordinaria góndola de la reina María Antonieta de Francia fue restaurada y ubicada en la Galerie des Carrosses del Palacio de Versalles, a las afueras de París.

Apodada “La Marie-Thérèse”, en los primeros años de reinado de Luis XVI y su esposa, la góndola fue redescubierta en estado de abandono a finales del siglo XIX por Pierre de Nolhac, conservador del Musée de Versailles, en un cobertizo en la “pequeña Venecia” cerca del Gran Canal.

Foto: Société des Amis de Versailles

Dado el estado de conservación de la embarcación, Nolhac decidió amputar la embarcación por la parte central, para quedarse solo con la proa y la popa. “Ya no se pudo restaurar el techo perforado, las ventanas desarticuladas y el piso podrido”, relató en sus memorias.

Encargados al almirante Miot para el Museo Marítimo Nacional en octubre de 1894 y restaurados en 1899, los restos fueron devueltos al Palacio de Versalles en 2018 para ser exhibidos.

Foto: Société des Amis de Versailles

Construida en 1777 por un escultor anónimo y ofrecida a la reina por Charles-Alexandre de Calonne, ministro y controlador general de finanzas de Luis XVI, la góndola fue utilizada por María Antonieta para sus paseos por el Gran Canal de Versalles.

Realizada en madera pintada de blanco, molduras con adornos dorados, la góndola, de unos diez a doce metros de largo, parecía un verdadero salón flotante, aseguran los expertos del Museo de Versalles.

Foto: Société des Amis de Versailles

Constaba de una banqueta, cinco asientos en el espejo de popa, un timón y un escalón para el piloto. En la popa, una cabina de vidrio permitía a la reina sentarse cómodamente durante sus paseos.

Actualmente es el único vestigio de los muchos barcos reales que desfilaban por el Gran Canal durante el reinado de los Borbones, antes de la Revolución, que costó la vida a Luis XVI y María Antonieta.

Durante la Revolución, los edificios de la “Pequeña Venecia” fueron abandonados mientras el canal se rellenaba y servía como terreno para sembrado de trigo. Luis XVIII restauró el Gran Canal pero prestó poca atención a los hangares donde permanecían los restos de la flotilla.

Monarquias.com