Efemérides

Hace 39 años: la legendaria princesa Grace de Mónaco murió tras un accidente

La princesa consorte de Rainiero III murió de una hemorragia cerebral el 13 de septiembre de 1982, después de sufrir un accidente de tránsito en la Costa Azul.

La princesa Grace de Mónaco, cuya majestuosa belleza y reserva le dieron el estrellato de Hollywood duradero incluso mucho después de que terminó su carrera cinematográfica, murió el 13 de septiembre de 982 en Montecarlo a causa de las lesiones sufridas cuando su automóvil se precipitó en una carretera de montaña un día antes.

La princesa consorte de Rainiero III murió de una hemorragia cerebral. Estaba conduciendo su Rover 3500 en una carretera serpenteante en Cap-d’Ail, en la región de la Costa Azul, cuando perdió el control y se precipitó por un terraplén de veinte metros. El automóvil estalló en llamas y la princesa sufrió múltiples fracturas, incluida una fractura de fémur, clavícula y costillas.

A las pocas horas los médicos establecieron que era imposible salvar la vida de la princesa a causa de las heridas. Con ella viajaba en el auto estaba su hija menor, la princesa Estefanía, de 17 años, que quedó internada en un hospital y no puso asistir al funeral de su madre, que impactó a la realeza europea y al mundo del cine.

Grace, que había sido galardonada con un Premio Oscar, ya era toda una celebridad cuando conoció al príncipe de Mónaco mientras estaba en Cannes filmando “Atrapa a un ladrón”, con Cary Grant,. Al principio, su amistad parecía poco más que una buena historia para las columnas de chismes, pero en poco tiempo quedó claro que había más que eso en esta relación. Grace regresó a Filadelfia para pasar unas vacaciones de Navidad con su familia y luego volvióa Montecarlo para aceptar su mano.

El 18 de abril de 1956, poco después de que Grace terminara la película “Alta sociedad”, ella y Rainiero III se casaron en la Catedral de San Nicolás en Mónaco. Al pasar a convertirse en princesa consorte de la familia real más antigua de Europa, Grace abandonó la actuación y, aunque al principio de su matrimonio recibió muchas ofertas de papeles en películas, siguió rechazándolos.

Algunos de sus ex colegas en Hollywood no podían entender por qué, pero Gary Cooper se encogió de hombros ante la idea de un regreso de la princesa al cine: “¿Por qué debería hacerlo? Ha pasado de un escenario artificial a uno real”. Periódicamente, hubo informes de que estaba a punto de reanudar su carrera, pero nunca salió nada de ellos: “Aquí tengo mis obligaciones y deberes como princesa y madre. No se puede hacer todo”, dijo Grace.

Su vida como princesa de Mónaco fue obviamente realzada por privilegios, pero también circunscrita por el deber. Se convirtió en partidaria de organizaciones benéficas y eventos culturales. Gran parte de su tiempo lo dedicó a sus tres hijos, el mayor de los cuales, la princesa Carolina, nació en 1957. En 1958 nació Alberto, el actual soberano, y siete años después nació Estefanía. En sus últimos años, la princesa Grace hizo incursiones ocasionales en el mundo del espectáculo, nunca por mucho tiempo y por lo general para leer prosa o poesía con motivos benéficos.

Grace Patricia Kelly nació el 12 de noviembre de 1929 en una familia que en años posteriores se compararía con frecuencia con los Kennedy: rica, atractiva e irlandesa-católica. La diferencia, sin embargo, era que los Kennedy eran de Boston, una especie de ciudadela católica irlandesa; los Kelly eran de Filadelfia, una ciudad en la que pocos irlandeses se habían destacado. John Brendan Kelly, el padre de la princesa Grace, fue uno de los primeros: hijo de un inmigrante, trabajaba como albañil. Su esposa, Margaret, era célebre por su belleza en la alta sociedad al punto que, antes de su matrimonio, trabajó como modelo de fotógrafa.

Monarquias.com