Japón

La princesa heredera de Japón dijo que “respeta” los deseos de su hija Mako sobre su boda

Con motivo de su cumpleaños 55, la esposa del príncipe heredero nipón dijo que quiere "respetar tanto como sea posible" los sentimientos de su hija mayor. "Hay cosas en las que estamos de acuerdo y en desacuerdo", reconoció.

La princesa heredera Kiko de Japón dijo, con motivo de su 55 cumpleaños este sábado (11 de septiembre), que quiere “respetar tanto como sea posible” los sentimientos de su hija mayor, la princesa Mako, cuyo matrimonio ha sido pospuesto durante casi tres años tras los informes de una disputa monetaria que involucró a la madre de su novio.

Hay cosas en las que estamos de acuerdo y en desacuerdo, pero queremos decirnos lo que creemos que es necesario, y me gustaría respetar los sentimientos de mi hija mayor tanto como sea posible”, dijo la princesa Kiko, consorte del príncipe heredero Fumihito, en un comunicado difundido por la Agencia de la Casa Imperial.

La princesa Mako y su novio plebeyo, el abogado Kei Komuro, ambos de 29 años, buscan registrar su matrimonio en octubre y comenzar una nueva vida en los Estados Unidos, donde el joven reside actualmente y se espera que comience a trabajar en un bufete de abogados, según informó una fuente del gobierno a la prensa japonesa esta semana.

La pareja anunció su compromiso planificado en septiembre de 2017 y la agencia dijo más tarde que su boda se llevaría a cabo el 4 de noviembre de 2018, pero el evento se pospuso luego de una serie de informes de que la madre de Komuro estaba involucrada en una disputa financiera con su ex prometido.

En el comunicado, la princesa heredera dijo: “Como madre, estoy teniendo muchas conversaciones con mi hija para poder aceptar sus sentimientos y pensamientos”, pero no mencionó las discusiones que tuvieron ni las perspectivas de los planes de la pareja.

Kiko también se refirió al futuro y la posibilidad de matrimonio de su segunda hija de 26 años, la princesa Kako, en el comunicado, diciendo: “Me gustaría escuchar (sus) pensamientos con atención y apreciar las conversaciones familiares”.

La princesa heredera prometió continuar apoyando a su esposo, hermano menor del emperador Naruhito, mientras expresaba su voluntad de respetar la decisión de su hijo mayor, Hisahito (15) sobre a qué escuela quiere asistir después de graduarse de la escuela secundaria de Ochanomizu.

Mientras Japón continúa lidiando con el aumento de las infecciones por coronavirus, la princesa heredera dijo: “Pasé el año pasado preocupándome por las dificultades y penurias por las que atraviesan muchas personas”, al tiempo que expresó su gratitud a los trabajadores de la salud.

La boda de la princesa Mako mantiene en vilo a la familia imperial de Japón

La princesa Kiko se abstuvo de comentar sobre lo que piensa del manejo del asunto financiero por parte de la familia Komuro. El ex prometido de la madre de Komuro afirma que la madre le debe más de 4 millones de yenes ($ 36.000), incluido el dinero gastado en los gastos educativos de Komuro.

En noviembre pasado, el príncipe heredero Fumihito dijo que “aprueba” el matrimonio de la pareja y sugirió que el tema del dinero requiere esfuerzos más visibles por parte de los Komuro. En abril, Komuro dijo que planea hacer un pago al ex prometido de su madre para resolver la disputa monetaria, pero no hubo avances desde entonces.

En medio de la inquietud pública por el matrimonio de la pareja, la princesa Mako probablemente rechazará un pago global de hasta 150 millones de yenes que generalmente se otorga a los miembros femeninos de la familia real cuando se van de la casa y evite cumplir los rituales imperiales en torno a su boda, según una fuente familiarizada con el asunto.

Monarquias.com / Japan Times