Mónaco

Alberto de Mónaco, “consternado” por los rumores sobre Charlene: “No está enojada ni se exilió”

El príncipe negó que su matrimonio con Charlene Wittstock se encuentre en crisis y explicó su versión de los hechos en la revista “People”.

El príncipe soberano de Mónaco, Alberto II, negó rotúndamente que su matrimonio con Charlene Wittstock se encuentre en crisis y dijo que está “consternado” ante los rumores, que crecieron a medida que su esposa pasa más tiempo en Sudáfrica.

¡No se fue de Mónaco enojada!”, dijo el príncipe. “No se fue porque estuviera enojada conmigo o con cualquier otra persona. Iba a viajar a Sudáfrica para reevaluar el trabajo de su fundación allí y tomarse un tiempo libre con su hermano y algunos amigos”.

En declaraciones a la revista People, Alberto II explicó:: “Se suponía que solo iba a ser una estadía máxima de una semana, 10 días, y debido a que tenía esta infección, surgieron todas estas complicaciones médicas”.

Charlene de Mónaco, de 43 años, lleva varios meses en el país, oficialmente para recuperarse de la infección que contrajo. Tuvo que someterse a una operación el mes pasado, cuyos detalles no se han hecho públicos. La prensa internacional había reavivado recientemente las especulaciones sobre un divorcio o separación de la pareja real, alimentadas por la prolongada ausencia de la princesa de Mónaco.

Ella no se exilió. Fue absolutamente un problema médico que tuvo que ser tratado”, declaró Alberto II, quien a mediados de agosto viajó a Sudáfrica con sus hijos de 6 años, el príncipe hereditario Jacques y la princesa Gabriela, para visitar a la madre.

El príncipe dijo que cree que “debería haber abordado” los rumores sobre una posible crisis matrimonial mucho antes pero “me estaba concentrando en cuidar a los niños”. “Pensé que probablemente desaparecerían. Sabes que si intentas responder todo lo que sale, estás constantemente respondiendo, estás perdiendo el tiempo”.

El príncipe, quien reconoció en la entrevista que las noticias sobre un posible divorcio “afectaron” a la princesa Charlene y que han sido “perjudiciales”, había dicho días antes que su esposa estaba “lista para volver a casa”. Ella me dijo en broma que está lista para ser polizón en un barco para regresar a Europa”, confesó.

Monarquias.com / People