Mako de Japón desea casarse civilmente y sin pompas lo antes posible


La princesa Mako, sobrina del emperador japonés Naruhito, y su novio Kei Komuro están buscando registrar su matrimonio en octubre, dijo una fuente del gobierno nipón este miércoles (8 de septiembre), citada por el periódico Mainichi.

Después de presentar los papeles legales, se espera que la princesa de 29 años deje su residencia imperial y se prepare para el inicio de una nueva vida en los Estados Unidos, donde Komuro, también de 29 años, reside actualmente y se espera que comience a trabajar en un bufete de abogados, dijo la fuente.

En medio de la inquietud pública sobre su matrimonio debido a la disputa financiera entre la madre de Komuro y su ex prometido, la princesa probablemente rechazará un pago global de hasta 150 millones de yenes (US$ 1,36 millones) que tradicionalmente se otorga a las mujeres de la familia imperial cuando se casan y abandonan su rol oficial.

Debido a que la princesa Mako dijo que no aceptará la indemnización, el gobierno está discutiendo si es legalmente posible bajo las reglas actuales no ofrecer el pago, que sería financiado con dinero de los contribuyentes. La decisión de la princesa “no tiene precedentes”, reconoció un funcionario de la casa real.

La princesa podría renunciar, además, a los rituales nupciales

La boda de la princesa Mako llegará más de tres años tarde, ya que pospuso abruptamente luego de informes de un disputa de dinero que involucra a la madre de Komuro. La prensa japonesa indica que es probable que la joven, de 29 años, no cumpla con los rituales imperiales asociados con el matrimonio.

La princesa podría, de esta forma, renunciar a la celebración de una ceremonia de compromiso oficial llamada «Nosai no Gi«, en la que las familias de los prometidos intercambian regalos, y el «Choken no Gi», una recepción oficial en la que el emperador y la emperatriz brindan sus buenos deseos antes del matrimonio.

El diario Mainichi informó, sin embargo, que “todavía es posible que haga una visita de despedida personal al emperador y la emperatriz Masako, así como al ex emperador Akihito y la ex emperatriz Michiko”, quienes dejaron el trono en 2019.

Dado que los miembros de la familia imperial japonesa no tienen pasaportes, la princesa primero debe hacer un registro familiar con Komuro como ciudadana común antes de solicitar su pasaporte, dicen los informes. Debido a esto, en la Casa Imperial creen que será necesario retrasar hasta noviembre la mudanza de Mako a EEUU.

De momento, los funcionarios de palacio trabajan para organizar una conferencia de prensa en la que la princesa Mako y Kei Komuro podrían hablar sobre su matrimonio y los planes que tienen para su vida futura.

Monarquias.com / Mainichi