El lacayo “indispensable” del príncipe Carlos que cayó en desgracia: quién es Michael Fawcett

El lacayo “indispensable” del príncipe Carlos que cayó en desgracia: quién es Michael Fawcett

Michael Fawcett, exayuda de cámara del príncipe Carlos de Inglaterra, es sospechoso de haber usado su influencia para ayudar al empresario saudita Mahfouz Marei Mubarak bin Mahfouz a obtener un honor real, informaron este domingo los periódicos Sunday Times y Mail on Sunday. El empresario colaboró generosamente con obras caritativas del príncipe y, a cambio, fue nombrado comandante del Imperio Británico durante una ceremonia privada en el palacio de Buckingham en noviembre de 2016, un evento que no fue publicado en la lista de compromisos reales. Una distinción así podría servir de aliciente en la solicitud de nacionalidad británica por parte del saudita, según el diario.

Hijo de un contable de Orpington, al sureste de Londres, Fawcett llegó al Palacio de Buckingham en 1981, a los 17 años, como lacayo de la reina Isabel II, ascendiendo de rango a sargento lacayo (sergeant footman) y luego asistente de ayuda de cámara del príncipe Carlos, y todas las mañanas exponía sus trajes y camisas a medida en el Palacio de Kensington. El funcionario ascendió los escaños palaciegos y se convirtió en un “ayudante indispensable” para Carlos, según reporta The Times. “Como antiguo ayuda de cámara del Príncipe de Gales, Michael Fawcett fue conocido por exprimir la pasta de dientes de Charles para que el heredero pudiera cepillarse los dientes”, dijo el periódico.

Un asistente del palacio dijo: “Su ascenso fue notable para alguien de tan humilde origen. Se convirtió en un lacayo de alto nivel y luego en el ayuda de cámara de Carlos. A partir de ese momento, cavó y aseguró su posición. Es una de las pocas personas en las que el príncipe tiene absoluta confianza. Ejerce una influencia extraordinaria sobre Carlos”. Según el Daily Mail, “cuando los príncipes de Gales se separaron oficialmente en 1992, Fawcett permaneció fielmente al lado de Carlos mientras Diana lo habría odiado tanto que cambió las cerraduras del Palacio de Kensington momentos antes de que llegara Fawcett para recuperar la ropa de su exmarido.

Astutamente, Fawcett se había acercado a Camilla Parker Bowles, que era entonces la amante del príncipe Carlos. Una fuente dijo: “Fue Michael quien ayudó a protegerla y guiarla durante su transición de Amante Real a Duquesa de Cornualles. Se hizo indispensable para su relación”. Se afirma que fue la Camilla quien intervino cuando Fawcett renunció por primera vez en 1998, después de acusaciones de acoso por parte de otros miembros del personal del palacio. “Su renuncia fue aceptada pero Camilla intervino y persuadió a Carlos para que lo reincorporara”, dijo un asistente al Daily Mail.

En 2003 Fawcett fue acusado de vender obsequios reales no deseados y embolsarse un porcentaje de las ganancias cuando era el asistente personal de Carlos, pero fue absuelto por una investigación interna de cualquier mala conducta financiera. La investigación, encabezada por el entonces secretario privado de Carlos, Sir Michael Peat, encontró que Fawcett «infringió las reglas internas relacionadas con los obsequios de los proveedores», pero no podía ser criticado severamente porque las reglas no se cumplieron y no ocultó tales obsequios. El informe describió a Fawcett como un presunto matón que aceptaba valiosos obsequios de extranjeros y el asistente real renunció, pero continuó contando con el patrocinio del príncipe como organizador de eventos de sus organizaciones benéficas.

Fawcett fue nombrado director ejecutivo de la Fundación del Príncipe en 2018. Después de ser puesto a cargo de la fundación benéfica del Príncipe, una de sus principales tareas fue conseguir donaciones para la renovación de Dumfries House, adquirida por la realeza en 2007, informó el Daily Mail. Diversas fuentes dijeron que hubo sorpresa por el hecho de que el príncipe haya seguido dependiendo en gran medida de una figura controvertida como Fawcett, que una vez afirmó aparentemente que era un ayudante «indispensable». “Michael trae el dinero y obtiene resultados, por lo que el príncipe siente que lo necesita, pero nunca me gustó. Más importante aún, Michael es un riesgo serio en lo que respecta a la reputación del príncipe”, dijo una fuente.

Con el nuevo escándalo, el diputado liberal demócrata Norman Baker se sumó a un coro de voces que han pedido a la Policía Metropolitana que investigue las acusaciones de “dinero a cambio de favores” en relación con Fawcett. “Es el Príncipe de Gales, no Michael Fawcett, quien tiene que responder a las preguntas ahora. Sus huellas digitales reales están por todas partes. La monarquía ha sido seriamente dañada por las actividades dudosas del grosero príncipe Andrés y por los balidos auto-obsesionados de Harry y Meghan”, reclamó el Daily Mail.

Monarquias.com / The Sunday Times / The Mail On Sunday