La historia del increíble zoológico de la realeza inglesa en la Torre de Londres


La Torre de Londres fue alguna vez el hogar de una colección de animales salvajes exóticos, incluidos leones y osos polares, propiedad de los reyes de Inglaterra desde el siglo XIII hasta 1835. Fundada a principios del 1200, la Menagerie (Casa de las Bestias) de la Torre fue durante más de 600 años fue el hogar de los animales exóticos que eran enviados como obsequios para los sucesivos monarcas. Cuando en 1835 cerró definitivamente, algunos de los salvajes habitantes fueron finalmente trasladados al zoológico de Londres.

En 1235, el rey Enrique III (1216-72) se sintió encantado de que el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico II le presentara tres “leopardos” (probablemente leones, pero conocidos como leopardos en la heráldica del escudo del rey), que inspiraron al rey a crear un zoológico privado en la Torre. Con el tiempo, la colección de animales creció incríblemente.

En 1252, el rey Haakon IV de Noruega le envió a Enrique III (1207-1272) un magnífico oso blanco, presumiblemente un oso polar. Aunque se lo mantuvo con bozal y encadenado, al oso se le permitió nadar y cazar peces en el Támesis. Un collar y un “cordón robusto” fueron atados al cuello del oso para evitar que se escapara.

El rey de Francia envió un elefante africano en 1255, y los londinenses acudieron en masa para conocerlo. Aunque el elefante tenía una casa especial y un cuidador exclusivo, murió después de un par de años. Muchos de los otros animales no sobrevivieron en las condiciones de hacinamiento, aunque a los leones y tigres les fue mejor, ya que nacieron muchos cachorros, informó la Historic Royal Palace, que gestiona la Torre de Londres.

El rey Eduardo I (1239-1307) creó un nuevo hogar permanente para el zoológico real en la entrada occidental de la Torre, en lo que se conoció como la “Torre del León”. “Los aterradores sonidos y olores de los animales deben haber impresionado e intimidado a los visitantes”, dicen los historiadores. Un siglo más tarde, la colección se había ampliado para incluir tres águilas, dos pumas, un tigre y un chacal, así como más leones y leopardos, que eran las principales atracciones.

El rey James I (1603-25) hizo remodelar la guarida de los leones para que los visitantes pudieran ver a los animales merodeando por su patio circular. Mejoró las viviendas de los leones, para que los visitantes pudieran mirar hacia abajo y ver la fosa en que los animales bebían agua y se bañaban. En siglos posteriores, algunos animales se enojaroncon los que se acercaban demasiado, mutilando e incluso matando a los cuidadores, guardias de la Torre y visitantes del zoológico.

La colección de animales exóticos de la torre creció durante los siguientes siglos. A principios del siglo XIX, la Menagerie estaba en declive, hasta que fue revitalizada por el enérgico showman Alfred Cops, quien adquirió más de 300 especímenes y reavivó la popularidad de la Torre como atracción turística. Sin embargo, las preocupaciones sobre el bienestar de los animales y los cuantiosos gasto de su mantenimiento finalmente llevaron a su cierre.

En 1826, durante el reinado de Jorge IV, el alguacil de la Torre, el duque de Wellington, envió a 150 de las bestias a un nuevo hogar en Regent’s Park, en lo que es hoy el Zoológico de Londres. La Menagerie cerró definitivamente en 1835, y muchos animales restantes se vendieron a otros zoológicos o circos ambulantes, mientras la espectacular Torre del León fue demolida más tarde. Los exóticos habitantes de la Torre hoy son recordados gracias a la obra de la artista Kendra Haste, quien creó 13 esculturas de alambre galvanizado: una familia de leones, un oso polar, un elefante y un grupo de babuinos que conmemoran a algunos de los habitantes de Menagerie.

Monarquias.com / Información y fotos de Historic Royal Palaces