A 306 años de la muerte de Luis XIV de Francia: “¿Acaso me creías inmortal?


Luis XIV de Francia murió el 1 de septiembre de 1715, hace 306 años, después de un extraordinario reinado de 72 años. Su muerte fue realmente sorprendente, sobre todo porque pocos franceses recordaban haber conocido a otro rey. Además, el estado de salud de Luis, hombre desde su juventud muy atlético y ocupado por su salud, no hacía prever un desenlace fatal.

Los diarios de sus médicos dejan notar que el rey poseía una salud extraordinariamente robusta, a juzgar por la escasez de enfermedades que aparecen: en 1683 la reina le contagió el sarampión, en 1684 se le extrajeron unas muelas y en 1686 fue operado por una fístula anal. A los 75 años, todo marchaba bien en la vida del rey, quien sin embargo había visto morir a gran parte de su familia y a dos de sus herederos directos (su hijo, el gran delfín Luis, y su nieto) y ahora la sucesión estaba garantizada por su bisnieto, quien le sucedería con el nombre de Luis XV.

El rey dormía «como un niño» y todo marchaba muy bien en asuntos íntimos, según contó su segunda esposa, Madame de Maintenon. Además, salía a cazar y a los espectáculos artísticos normalmente.  Pero el 10 de agosto de 1715 se sintió muy mal de repente y se trasladó a Versalles, el palacio donde había deseado morir.

Padecía constantes dolores que deseaba olvidar sumergiéndose en el trabajo y distrayéndose con música, canciones, visitas de familiares e instando a todo el mundo que la vida cortesana continuara como si no pasara nada. Pero a medida que pasaron los días, se sintió peor, le subió la temperatura y comenzó a recluirse en su habitación, preparado para morir: «Yo me voy, Francia permanece», habrían sido las últimas palabras audibles que pronunció antes de sumergirse en el sueño.

Aún lúcido, se despidió de sus más cercanos, lloró al pedir perdón a Madame de Meinteón por no haberla hecho feliz, y lloró cuando fue visitado por su bisnieto, el pequeño heredero de 4 años de edad. «¿Acaso me creías inmortal?», le preguntó a su esposa antes de morir.

Monarquias.com