La familia real se sintió “aliviada” por ausencia de Meghan Markle en funeral del príncipe Felipe


Algunos miembros de la familia real británica se sintieron “tranquilamente complacidos” de que Meghan Markle (duquesa de Sussex) no asistiera al funeral del príncipe Felipe, en abril, porque temían que “crearía un espectáculo” si asistía, afirma la nueva edición de la biografía del príncipe Harry y su esposa.

La duquesa de Sussex estaba embarazada de su hija Lilibet cuando el duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II y abuelo de Harry, murió en abril y los médicos le aconsejaron que no viajara, para “alivio” de la familia real, según los autores de Finding Freedom, Omid Scobie y Carolyn Durand.

Según el libro, la duquesa de Sussex “esperaba” acompañar a su esposo al funeral del príncipe Felipe antes de que los médicos le aconsejaran que no lo hiciera: “En verdad, se entiende que varios miembros de la familia real se sintieron ‘tranquilamente complacidos’ de que Meghan se quedara en California porque ‘no querían una circo ‘o, comentó una fuente real de alto nivel,’ la duquesa creando un espectáculo’”.

Citando a una persona cercana al príncipe Harry, el libro dice: “Despedirse de su amado abuelo siempre iba a ser difícil, pero estar junto a una familia a la que no había visto en más de un año, todo mientras el mundo miraba, era una capa adicional de presión para la que no estaba completamente preparado”.

Finding Freedom afirma, además, que el príncipe Harry y su hermano Guillermo (duque de Cambridge)mantuvieron “al menos dos conversaciones más” después del funeral, más allá de la charla que tuvieron cuando salieron de la capilla de San Jorge en Windsor. Agrega, sin embargo, que Harry y su padre, el príncipe de Gales, sólo hablaron ligeramente.

Otro tramo de la nueva edición del libro también revela que los duques de Sussex consideraron mencionar al miembro de la familia real que habría realizado comentarios racistas antes de que naciera su primer hijo, Archie, en 2019. En una entrevista con Oprah Winfrey, la duquesa de Sussex dijo que hubo “preocupaciones” sobre el color de piel de su hijo.

En lo que parece ser una crítica directa a la reina Isabel II, las fuentes del libro dijeron que la reacción de la familia real a la acusación de los duques de Sussex “no fue positiva” y que Meghan y Harry creen quetiene que haber algún reconocimiento… sobre lo que pasaron para que haya un progreso”.

Monarquias.com