Los dibujos de la infancia del último rey de Irak arrojan luz sobre su turbulenta vida


El Archivo Nacional de Irak exhibe un conjunto de dibujos en papel realizados por Faisal II, el último rey de Irak, que fue derrocado y brutalmente asesinado cuando tenía 23 años. Durante décadas, las 143 imágenes se mantuvieron en los archivos, y solo un puñado de ellos fue accesible para investigadores y visitantes curiosos sobre el llamado niño-rey de Irak, que ascendió al trono a la edad de tres años.

Las imágenes arrojan luz sobre un período tumultuoso en la historia moderna de Irak, incluida la vida, y la espantosa muerte, del rey (…) Los dibujos revelan que la vida temprana del rey Faisal estuvo dominada por el telón de fondo de la guerra durante la década de 1940. La mayoría de los dibujos, a lápiz o crayón, representan feroces batallas en campo abierto, en el mar y en las ciudades”, explicó un corresponsal de The National que visitó los archivos.

Nacido en 1935, Faisal II se convirtió en el monarca reinante más joven del mundo cuando tomó el trono cuando era un bebé después de la misteriosa muerte de su padre, el rey Ghazi, en un accidente automovilístico en abril de 1939. Durante casi 20 años, el joven rey gobernó Irak durante un período de extrema agitación, incluida la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el rey fue a Gran Bretaña a vivir con su madre en Grove House, Berkshire, antes de regresar a Bagdad para continuar su educación en el Palacio Real. Cuando era un adolescente, estudió en Harrow School en Inglaterra con su primo segundo y amigo cercano, el futuro rey Hussein de Jordania, padre del actual rey jordano Abdallah II.

En una imagen dibujada por el rey cuando era niño, los incendios brotan de las ventanas de un edificio de dos pisos mientras pasan tres tanques con banderas británicas. Otros dibujos del rey representan temas más pacíficos, incluidos paisajes, pájaros, edificios, así como mapas de Europa y África del Norte.

La crianza inusual del rey Faisal II en Irak y Gran Bretaña le dio una perspectiva única de la vida”, dijo el director de la Biblioteca y Archivos Nacionales Iraquíes, Alaa Abu Al Hassan Al Alak. “Vivió su vida como rey y como niño al mismo tiempo y eso le permitió pensar de manera diferente”. Durante su corto reinado, Faisal II fue testigo de “la Segunda Guerra Mundial y la presencia de las tropas británicas en los aeropuertos y bases del país”, recordó.

El archivo de la familia real incluye fotografías, cartas, películas y mapas del Reino y el Palacio de Rihab que sobrevivieron a la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 que derrocó a Saddam Hussein. Durante la invasión y los disturbios posteriores, el 40 por ciento de los activos de los archivos fueron destruidos o robados, dijo Al Alak.

El horrible final de Faisal II

Cuando el rey Faisal II cumplió 18 años en 1953, cuando terminó la regencia, el auge del comunismo, el descontento popular y el nacionalismo panárabe habían comenzado a amenazar a las monarquías de la región. El derrocamiento de la monarquía egipcia probritánica un año antes ya había socavado la pretensión de poder de Faisal II. El inexperto monarca se basó en gran medida en los consejos del príncipe heredero Abd Al Ilah y del primer ministro Al Said, ambos considerados como aliados cercanos de Gran Bretaña.

Antes del amanecer del 14 de julio de 1958, oficiales del ejército que se oponían a la monarquía, encabezados por el brigadier Abdul-Karim Qassim y el coronel Abdul-Salam Arif, marcharon sobre Bagdad y atacaron el Palacio Real. “Escuché una explosión alrededor de las 6-6.30 am y salté de la cama”, recordó la tía del rey Faisal II, la princesa Badiya bint Ali, la última princesa iraquí sobreviviente, que murió el año pasado en Londres a la edad de 100 años.

Eché un vistazo al Palacio de Rihab y vi que salía humo”, dijo la princesa en 2012. El rey Faisal II, dijo, se ofreció a enviar guardias para protegerla, pero ella se negó. Una vez dentro del Palacio, los oficiales ordenaron al rey, su tío y otros miembros de la familia que salieran al jardín, donde todos fueron ejecutados.

El rey Faisal II, que entonces tenía 23 años, había planeado casarse con su prometida, la princesa Fadila Ibrahim Sultan, al día siguiente. La princesa Badiya recordócómo un miembro de la casa real corrió a su residencia unas horas después, cubierto de sangre y gritó: ‘Los mataron, mataron al rey ya su familia’. “Empecé a llorar y gritar”, dijo. “Cuando la niñera inglesa de los niños me preguntó qué pasaba, dije: han matado a mi familia”.

Monarquias.com / The National