Europa

Gobierno y políticos lamentan la muerte de la princesa Marie: Liechtenstein perdió “una persona de buen corazón”

El primer ministro Daniel Risch se manifestó profundamente triste por la muerte de la princesa, de quien remarcó su “compromiso social y al apoyo a las personas en situaciones de emergencia a lo largo de su vida”.

El primer ministro de Liechtenstein, Daniel Risch, se manifestó profundamente triste por la muerte de la princesa Marie, esposa del príncipe soberano Hans Adam II, a los 81 años de edad, entre tanto los principales partidos políticos del pequeño principado se unieron para lamentar la pérdida de una mujer a la que definieron como “fuerte”, “moderna”, “independiente” y “un modelo a seguir”.

Con la muerte de la princesa Marie, nuestro país y la población han perdido una gran personalidad y una persona de buen corazón”, dijo el primer ministro en declaraciones al periódico local Volksblatt.

El jefe de Gobierno remarcó la entrega de la princesa alcompromiso social y al apoyo a las personas en situaciones de emergencia a lo largo de su vida”.

“Ofrezco mi más sentido pésame a su Alteza el soberano, su alteza el príncipe hereditario y a toda la familia real y deseo a todos los familiares mucha fuerza en estas difíciles horas de dolor y duelo”, dijo Risch. “El pueblo de Liechtenstein comparte su dolor y sus pensamientos están con ellos”.

El primer ministro recordó además el “legado duradero” de la princesa Marie por “su modestia, su amor al prójimo y su incansable compromiso con las personas socialmente desfavorecidas”.

“Durante su vida fue un modelo a seguir para sus semejantes debido a su naturalidad y calidez y continuará haciéndolo después de su muerte”, dijo Risch. “Todos conservaremos buenos recuerdos y mantendremos a nuestra princesa como un recuerdo digno”, finalizó.

“Una mujer fuerte” y “un modelo a seguir”, dice el partido gobernante

El partido VU (Unión Patriótica) al que pertenece Risch se manifestó “infinitamente triste” y remarcó este domingo que con la muerte de la princesa “Liechtenstein perdió a una mujer fuerte que ha trabajado duro por la gente toda su vida”.

Fe, esperanza, amor: estos tres conceptos de valor de la doctrina cristiana no podrían ser más adecuados si miras hacia atrás en el trabajo social de la princesa María en las últimas décadas”, dijeron desde el partido gobernante.

Los miembros de VU recordaron: “Con su trabajo benéfico en las diversas instituciones caritativas, nuestra Princesa Reinante siempre ha demostrado de manera impresionante cuánto puede lograr la buena caridad cristiana y cuántas esperanzas puede brindar”.

Asimismo, definieron a la princesa como “una mujer fuerte” y “un modelo a seguir” que “transmitió importantes valores de convivencia pacífica bajo el signo de la caridad”.

Opositores la recuerdan como “una mujer moderna e independiente”

Desde el opositor Partido Cívico Progresista de Liechtenstein (FBP) dijeron que el fallecimiento de la princesa Marie los afectó “profundamente” y agregaron: “El dolor se mezcla con el agradecimiento por el compromiso de la duquesa con diversas instituciones sociales y culturales, donde cumplió su exigente tarea como presidenta con gran compromiso durante muchos años”.

El FBP escribió en un comunicado: “Su dedicado trabajo por las víctimas de guerras y desastres será recordado, al igual que sus llamamientos para donaciones, que abrieron los corazones de muchos de nuestros semejantes. Su compromiso con los discapacitados y desfavorecidos de nuestra sociedad, donde ejemplificó humanidad y solidaridad, nos llena de gran gratitud. Su trabajo desinteresado fue reconocido en 2003 en el “Año europeo de las personas con discapacidad’”.

El partido también recordó que la princesa Marie “jugó un papel importante en términos de política estatal”. “Al lado del príncipe Hans-Adam II se encontraba en visitas de estado, ocasiones oficiales, pero también en eventos y funciones menos importantes, una mujer moderna e independiente que ponía un acento especial con su presencia y su aprecio por el trabajo de otras personas”.

La princesa Marie murió el sábado 21 de agosto por la tarde después de que el miércoles sufriera un accidente cerebrovascular, indicó la Casa del Príncipe en un comunicado. Su familia se mantuvo a su lado y, tras recibir la extremaunción, “falleció en paz y con gran confianza en Dios“, agrega el comunicado.

La princesa consorte, al igual que su marido, se había retirado en gran parte de la vida pública de Liechtenstein, un pequeño principado de unos 40.000 habitantes situado entre Austria y Suiza. Hans Adam II, que asumió la regencia en 1989, dejó la gestión de los asuntos del principado a su hijo mayor, el príncipe heredero Alois, en 2004.

La condesa Marie Kinsky von Wchinitz und Tettau nació en Praga en 1940 y su familia fue expulsada en 1945 de la entonces Checoslovaquia y huyó a Alemania. Estudió artes gráficas en la Universidad de Múnich y trabajó como comercial artístico hasta su compromiso con el príncipe hereditario en 1965. Se casaron dos años después y tuvieron cuatro hijos, de los cuales el mayor es el príncipe hereditario Alois.

Monarquias.com