Nieta del último rey de Afganistán, se dice “atónita y desconsolada” por regreso de los talibanes


La princesa Noal Zaher, nieta del último rey de Afganistán, manifestó que su familia está “atónita” y “desconsolada” ante las noticias del regreso de los extremistas talibanes al poder en el país donde la dinastía Shah reinó hasta 1973. En un posteo en Instagram, la princesa pidió que “sigan orando por las familias inocentes que no pueden irse y por aquellos que han decidido valientemente permanecer unidos”.

Estamos atónitos, desconsolados y aún tenemos que asimilarlo”, escribió la princesa, de 41 años. “Mi corazón sangra por los innumerables afganos inocentes que una vez más se encuentran sin hogar, indefensos e indefensos”. Además, envió palabras de aliento a los afganos, entre quienes reina hoy el pánico: Seremos resucitados, el alma de Afganistán es eterna”.

El mensaje de la princesa llega días después de que los talibanes conquistaran Kabul después de la retirada de tropas estadounidenses y la huida del presidente al extranjero. Los talibanes impusieron una versión ultrarrigorista de la ley islámica mientras estuvieron en el poder en Afganistán entre 1996 y 2001, año en el que fueron expulsados del poder por una coalición internacional encabezada por Estados Unidos, que invadió el país.

La princesa Noal Zahred es nieta de Mohammed Zahir Shah, último rey de Afganistán, derrocado en 1973, y la reina Humaira.

El Ministerio para la Promoción de la Virtud y la Supresión del Vicio hacía reinar el terror, prohibiendo bajo terribles penas los juegos, la música, las fotografías y la televisión, mientras a los ladrones se les cortaban las manos, los asesinos eran ejecutados en público y se mataba a los homosexuales.

Las mujeres, por cuyos derechos la familia real afgana habían luchado durante décadas, tenían prohibido trabajar y salir sin un acompañante masculino. Aquellas acusadas de adulterio eran azotadas y apedreadas hasta la muerte. Las niñas no podían ir a la escuela. Por otra parte, los hombres debían llevar una larga barba, asistir a la oración bajo pena de ser azotados y tenían que vestir el atuendo tradicional, el shalwar kameez.

La princesa Noal Zaher, nieta del rey Mohammed Zahir Shah de Afganistán, es hija del príncipe Mohammad Daoud Khan Pachtounyar y nació en 1980 en la capital italiana de Roma. Su padre es el quinto hijo del último rey de Afganistán y la reina Humaira. En 2013 la princesa contrajo matirmonio con el príncipe de Said, Muhammad Ali, hijo mayor de Fuad II, el último rey de Egipto. Noal Zaher obtuvo su título en Negocios Europeos de la famosa universidad francesa Institut Saint-Domonique, antes de especializarse en diseño de joyas en la Universidad Webster de Londres.

Monarquias.com