El príncipe Harry alentó a los veteranos de Afganistán tras el regreso de los talibanes


El príncipe Harry de Inglaterra dijo en una declaración conjunta el lunes (16 de agosto) que él y otros veteranos de la guerra de Afganistán están “unidos por una experiencia compartida” y que las horribles imágenes de Kabul “resuenan” en ellos, instando a los ex soldados a “ofrecerse apoyo mutuo”.

Lo que está sucediendo en Afganistán resuena en la comunidad internacional de Invictus”, declararon el duque de Sussex y altos ejecutivos de los Juegos en medio de imágenes de miles de afganos tratando de huir del país colapsado después de que los talibanes conquistaron la capital afgana.

Esta fotografía tomada el 3 de noviembre de 2012 muestra al príncipe Harry jugando con otros pilotos en Camp Bastion en la provincia afgana de Helmand.

El duque de Sussex pasó diez años en el Ejército británico y participó de dos incursiones de primera línea a Afganistán, y es patrocinador de Invictus Games Foundation, que desde 2013 apoya la recuperación de los veteranos de guerra a través de competencias deportivas.

El príncipe y sus colegas afirmaron que “muchas de las naciones participantes y competidores de la familia de Invictus Games están vinculados por una experiencia compartida de servicio en Afganistán durante las últimas dos décadas, y durante varios años, hemos competido junto al equipo de Invictus Games Afganistán”.

Alentamos a todos en la red Invictus, y a la comunidad militar en general, a que se comuniquen entre sí y se brinden apoyo”, concluyó la declaración del príncipe Harry, que llegó después de que, tras la retirada de las tropas estadounidenses y la huida del presidente afgano, los extremistas talibanes reconquistaran Kabul para hacerse con el poder.

Los talibanes impusieron una versión ultrarrigorista de la ley islámica mientras estuvieron en el poder en Afganistán entre 1996 y 2001, año en el que fueron expulsados del poder por una coalición internacional encabezada por Estados Unidos, que invadió el país.

El duque de Sussex, fundador de la Fundación de Juegos Invictus para veteranos heridos, pasó diez años en el ejército británico y sirvió en dos despliegues de primera línea en Afganistán contra los talibanes.

El Ministerio para la Promoción de la Virtud y la Supresión del Vicio hacía reinar el terror, prohibiendo bajo terribles penas los juegos, la música, las fotografías y la televisión, mientras a los ladrones se les cortaban las manos, los asesinos eran ejecutados en público y se mataba a los homosexuales.

Las mujeres, por cuyos derechos la familia real afgana habían luchado durante décadas, tenían prohibido trabajar y salir sin un acompañante masculino. Aquellas acusadas de adulterio eran azotadas y apedreadas hasta la muerte. Las niñas no podían ir a la escuela. Por otra parte, los hombres debían llevar una larga barba, asistir a la oración bajo pena de ser azotados y tenían que vestir el atuendo tradicional, el shalwar kameez.

Monarquias.com