La historia de Soraya de Afganistán: una reina feminista adelantada a su tiempo


Soraya Tarzi nació en el exilio y murió en el exilio. Pero durante los 10 controvertidos años que pasó como reina consorte de Afganistán ella les dio a las mujeres de su país un atisbo tentador de un futuro emancipado que, un siglo después, aún no se ha realizado plenamente. Apenas recordada en Occidente, donde alguuna vez fue recibida por grandes multitudes durante una gira triunfal por las capitales europeas en 1927-28 con su esposo, el rey Amanullah Khan, a principios de este año la revista TIME conmemoró a la reina Soraya en una serie en honor a mujeres pioneras.

“Como hija de un intelectual afgano liberal, a la reina Soraya Tarzi le gustaba romper con la tradición”, escribió Times.Como la primera reina consorte de Afganistán y esposa del rey Amanullah Khan, se convirtió en una de las figuras más poderosas de Oriente Medio en la década de 1920 y era conocida en todo el mundo por sus ideas progresistas. Tarzi y Khan trabajaron en estrecha colaboración; en 1926 declaró: ‘Soy su Rey, pero el Ministro de Educación es mi esposa, su Reina’”. Agregaba la publicación: “Ante la oposición, la pareja hizo campaña contra la poligamia y el velo, y practicó lo que predicaba; Tarzi era conocida por rasgarse el velo en público y, en cambio, usar sombreros de ala ancha con un velo adjunto”.

Feroz creyente en los derechos y la educación de las mujeres , abrió la primera escuela para niñas del país y, junto con su madre, fundó la primera revista para mujeres del país en 1927, llamada Ershad-I-Niswan, u Orientación para mujeres”, escribió Times.

Feroz creyente en los derechos y la educación de las mujeres , abrió la primera escuela para niñas del país y, junto con su madre, fundó la primera revista para mujeres del país en 1927, llamada Ershad-I-Niswan, u Orientación para mujeres”, escribió Times. La revista destaca que la reina “pidió enérgicamente que las mujeres ‘tomen su parte’ en la construcción de la nación”. Poor su parte, la activista por los derechos de las mujeres y diputada Shinkai Karokhail, ex embajadora de Afganistán en Canadá diría este año: «Soraya fue la primera dama y reina afgana que comenzó a promover a las mujeres, educarlas y tratar de darles sus derechos. inició una gran revolución y logró implementarla a través del rey. Apareció en público y viajó mucho para informar a las mujeres sobre sus derechos y que necesitaban adquirir una educación”. Para su época, la reina “era única, una mujer muy fuerte y excepcional”.

En 1926, en el séptimo aniversario de la independencia de Afganistán, Soraya pronunció un discurso característicamente provocativo e inspirador. La independencia, dijo, nos pertenece “a todos… ¿Crees que nuestra nación desde el principio sólo necesita hombres para servirla? Las mujeres también deben participar como lo hicieron las mujeres en los primeros años de nuestra nación y del Islam … todos debemos intentar adquirir la mayor cantidad de conocimientos posible”, proclamó. Tras su gira europea, los reyes regresaron a Afganistán en 1928 decididos a modernizar su país.

Zubair Shafiqi, periodista y analista político de Kabul, sin embargo, cree que los monarcas fueron demasiado deprisa en la modernización: “Ella y el rey empezaron a traer cambios, reformas y libertades luego de su viaje conjunto a Europa, donde ambos fueron influenciados por lo que estaba pasando allí”, dijo. “Pero no habían comprendido el atraso de Afganistán, una sociedad tradicional y conservadora. Ambos actuaron apresuradamente, lo que provocó a la gente y finalmente llevó a la revuelta”. Después de una guerra civil que duró un año, en 1929 el rey Amanullah abdicó y huyó con su reina a la India británica.

La primera escuela primaria para niñas, Masturat School, se abrió en Kabul en 1921 bajo el patrocinio de la reina Soraya, quien en 1926 fue nombrada ministra de Educación.

Nacida el 24 de noviembre de 1899 en Damasco, donde su familia se había asentado tras ser exiliada de Afganistán en 1881 tras el ascenso al poder de Abdur Rahman Khan, heredó su pensamiento progresista de su padre, Mahmud Tarzi. Tarzi era un intelectual afgano cuya ideología liberal y nacionalista sentó incómodamente a Khan, quien había sido instalado como gobernante por los británicos en 1880 tras la derrota de su predecesor en la Segunda Guerra Anglo-Afgana.

Como exiliado, los viajes de Tarzi por Europa y la vida en Turquía habían ampliado sus horizontes y estaba decidido a hacer lo mismo por su país. Su oportunidad llegó en 1901 con la muerte de Khan y el acceso al trono de su hijo mayor, Habibullah Khan, quien invitó a Tarzi y otros intelectuales exiliados a regresar a Afganistán. Como miembro del gobierno, Tarzi se embarcó en un ambicioso programa de modernización. Mientras tanto, su hija Soraya conoció y se enamoró de Amanullah Khan, el hijo del rey, y el 30 de agosto de 1913 se casaron.

El 20 de febrero de 1919, Habibullah fue asesinado y, después de una breve disputa familiar, el príncipe Amanullah reclamó el trono. Soraya se convirtió reina y su reformador padre se convirtió en ministro de Relaciones Exteriores. El 3 de mayo del mismo año, el flamante rey, decidido a seguir las políticas nacionalistas defendidas por Tarzi, dio el paso audaz de invadir la India británica en lo que sería conocida como la Guerra de la Independencia de tres meses de duración.

Cuando Afganistán finalmente se liberó del imperialismo británico, el ministro Tarzi estableció embajadas en una serie de capitales europeas y, con el apoyo entusiasta del rey y la reina, siguió adelante con la modernización de su país. Como recordó el tributo de Time en marzo, “frente a la oposición”, el rey y la reina “hicieron campaña contra la poligamia y el velo, y practicaron lo que predicaban”. El rey rechazó las tradiciones de tomar varias esposas y mantener un harén, mientras que su reina, “una feroz creyente en los derechos y la educación de las mujeres… era conocida por rasgarse el velo en público”.

La primera escuela primaria para niñas, Masturat School, se abrió en Kabul en 1921 bajo el patrocinio de la reina Soraya, quien en 1926 fue nombrada ministra de Educación. Siguieron más escuelas, y en 1928 15 estudiantes de la escuela secundaria Masturat, todas hijas de familias prominentes de Kabul, fueron enviados a Turquía para continuar su educación. Fue un movimiento provocador: “Enviar a muchachas jóvenes y solteras fuera del país fue considerado con alarma en muchos sectores como una señal más que el estado, en sus esfuerzos por occidentalizarse, estaba dispuesto a presionar contra las normas sociales y culturales”, escribió la académica Shireen Khan Burki en su libro sobre mujeres afganas contemporáneas.

Las políticas de género del rey “estaban completamente divorciadas de las realidades sociales de su país extremadamente conservador, principalmente tribal y geográficamente remoto”, agregó Shireen Khan. La gota que colmó el vaso para muchos llegó en diciembre de 1927, cuando el rey y la reina se embarcaron en una costosa gira de seis meses por las capitales europeas. En Inglaterra, la pareja fue recibida en Dover por el príncipe de Gales y transportada en tren real a Londres, donde fueron recibidos por el rey Jorge y la reina María. El grupo luego viajó en carruajes tirados por caballos al Palacio de Buckingham a través de calles atestadas de multitudes que vitoreaban.

LEA ADEMÁS

Su recepción en otras capitales europeas fue igualmente entusiasta, pero a su regreso a Afganistán en julio de 1928, rápidamente quedó claro que la gran gira europea había sido un terrible error. “En cuestión de meses se abandonó el progreso que había hecho Soraya”, dijo Mariam Wardak, analista y defensora de la inclusión de género en Afganistán. Cuando el rey trató de apaciguar a sus críticos, “se cerraron las escuelas seculares, incluidas las escuelas para niñas, se derogaron las leyes de familia que prohibían la poligamia y se otorgaba a las mujeres el derecho al divorcio, se disolvieron los tribunales seculares para los tribunales de la sharia y mucho más”.

En noviembre de 1928, Afganistán se vio envuelto por una guerra civil, con fuerzas de oposición lideradas por Habibullah Kalakani, el llamado “rey bandido”. En enero de 1929, Amanullah abdicó y huyó del país para dejar un trono vacante que, con la ayuda de los británicos, ocuparía el príncipe Mohammed Nadir Shah. Hasta el día de hoy, muchos en Afganistán creen que el gobierno británico participó en el derrocamiento de Amanullah y que, para sabotear su reinado, montó una campaña encubierta de “fake news” contra su esposa.

Admiro los esfuerzos de la reina Soraya”, dijo Mariam Wardak, la defensora de la inclusión de género en Afganistán, “pero creo que podría haber sido más eficaz si hubiera adoptado un enfoque más sutil sobre cómo promover los derechos de las mujeres. Hoy, luchamos para que se practiquen muchos derechos de las mujeres, el matrimonio de menores todavía existe y la gente todavía da y recibe dote”.

“Mientras acompañaba al rey Amanullah en sus viajes al extranjero, representó la joven modernidad de Afganistán y la nueva era quería ampliarse y consolidarse en casa”, dijo el historiador Habibullah Rafi. “Pero nuestro malvado enemigo, el Imperio británico en ese momento, habiendo fracasado en Afganistán y con el fin de vengar su derrota, comenzó a difundir información falsa sobre sus objetivos, ya que quería bloquear el progreso aquí”. Los británicos, relató Rafi, “distribuyeron fotografías manipuladas que mostraban a la reina en el extranjero con las piernas desnudas, un espectáculo impactante para muchos en casa”. Gran Bretaña “no podía permitirse el lujo de ver un Afganistán libre y próspero, ya que India, que estaba bajo su firme ocupación, se habría inspirado en nuestra libertad y progreso y también se habría rebelado. Es por eso que Gran Bretaña hizo todo lo posible para socavar al gobierno de entonces, y especialmente a la reina”.

Independientemente de que los británicos montaran o no una campaña de trucos sucios contra Amanullah y su esposa, los documentos del gabinete que alguna vez fueron secretos revelan que Gran Bretaña apoyó con entusiasmo a Mohammed Nadir Shah. En el exilio, Amanullah y Soraya viajaron a Italia, donde pasaron el resto de sus días en Roma. El rey urió allí en 1960 y su esposa vivió otros ocho años. Después de su muerte a la edad de 68 años en abril de 1968, su ataúd fue escoltado por militares al aeropuerto de Roma y recibió un funeral de estado en Afganistán. Los cuerpos de los reyes modernizadores hoy reposan junto a la tumba del emir Habibullah en el mausoleo de la familia en los jardines de Amir Shaheed, en Jalalabad.

Actualmente, la situación de las niñas de Afganistán es terrible. “Más de tres décadas de conflicto han devastado el sistema educativo de Afganistán y completar la escuela primaria sigue siendo un sueño lejano para muchos niños, especialmente en las zonas rurales”, según Education Cannot Wait (ECW), organización establecida en la Cumbre Humanitaria Mundial. En Afganistán el 60 por ciento de las niñas no asisten a la escuela, mientras que las tasas de deserción son altas.

Admiro los esfuerzos de la reina Soraya”, dijo Mariam Wardak, la defensora de la inclusión de género en Afganistán, “pero creo que podría haber sido más eficaz si hubiera adoptado un enfoque más sutil sobre cómo promover los derechos de las mujeres. Hoy, luchamos para que se practiquen muchos derechos de las mujeres, el matrimonio de menores todavía existe y la gente todavía da y recibe dote”. Sin embargo, Wardak dijo: “Creo que la visión de la reina Soraya todavía vive en muchas mujeres jóvenes líderes en la actualidad y se mantendrá firme en las generaciones venideras, si continuamos educando a nuestra sociedad. La educación es clave”.

Monarquias.com