La princesa con los pies en la tierra: Ana de Inglaterra cumple 71 años en pleno ‘annus horribilis’

La princesa con los pies en la tierra: Ana de Inglaterra cumple 71 años en pleno ‘annus horribilis’

Con la huida de los duques de Sussex a América, el fallecimiento del príncipe Felipe y la caída en desgracia del príncipe Andrés, la familia real británica parece haber tenido un nuevo y más catastrófico “annus horribilis”. Pero la princesa Ana, segunda hija de la reina Isabel II, quien cumplió 71 años este 15 de agosto, todavía emerge como uno de los miembros más respetables que tiene la Casa de Windsor.

Durante años, la princesa Ana (Princesa Real) ha sido ampliamente admirada por su ética de trabajo, su pedigrí deportivo -compitió como ecuestre en los Juegos Olímpicos de 1976-, así como por su capacidad para mantener su vida privada fuera del centro de atención.

Durante la pandemia de Covid-19, la princesa se mantuvo ocupada ayudando a las muchas organizaciones benéficas con las que está asociada, como “Save the Children”. También se la vio ayudando de forma remota a su madre a familiarizarse con las videollamadas online mientras la reina estaba aislada en el Castillo de Windsor.

La princesa Ana es un personaje fascinante y querido en Gran Bretaña”, dijo el editor en jefe de True Royalty TV, Nick Bullen . “Ella es probablemente el miembro más trabajador de la familia real que asume la mayor cantidad de compromisos”, agregó sobre la princesa.

Ana “sobrevivió a un secuestro, participó en los Juegos Olímpicos. También ganó una base de fans internacional gracias a ‘The Crown’, en Netflix , que la ha retratado como una persona de voluntad fuerte pero eclipsada por sus hermanos. Su historia es muy digna de ser contada”, dijo Bullen.

Una apretada agenda de compromisos

Nacida el 15 de agosto de 1950 en Clarence House, una de las residencias de la familia real en Londres, es la segunda (única mujer) de los cuatro hijo que tuvieron Isabel II y el difunto duque de Edimburgo. Comenzó a realizar trabajos públicos a los 18 años y su primer compromiso fue la apertura de un centro educativo y de capacitación en Shropshire en 1969.

Desde entonces, llegó a convertirse en la persona más trabajadora de la familia, con mś de 600 compromisos públicos por año y está conectada con más de 300 organizaciones benéficas, organizaciones y regimientos militares. El sitio web de la familia real señala que Ana “tiene una apretada agenda de compromisos” para apoyar sus organizaciones benéficas.

Ha sido presidenta de Save the Children Reino Unido desde 1970 y ha estado estrechamente involucrada en la creación de varias organizaciones benéficas, en particular The Princess Royal’s Trust for Carers (ahora Carers Trust), que brinda apoyo a los millones de personas en el Reino Unido que son responsables del cuidado de alguien, Transaid y Riders for Health, organizaciones queintentan superar algunas de las dificultades causadas por las malas conexiones de transporte en los países en desarrollo.

“Puedes ser un miembro de la realeza sin ser una celebridad”

Nick Bullen, quien trabajó con la princesa, dijo que ella logró dedicar su vida al servicio por encima de la celebridad, una lección que algunos de los miembros más jóvenes de la familia real pueden aprender hoy. “Creo que ha aprendido mucho de sus padres, especialmente de su padre”, compartió.

La princesa -quien en 1989 recibió el título de Princesa Real y está casada por segunda vez con Timothy Laurence- aprendió que puedes ser un miembro de la realeza trabajadora y apoyar todas tus organizaciones benéficas y patrocinios sin convertirte en una celebridad. Nunca ha sido atrapada en medio de la fama. Nunca ha le importaba ser una celebridad. Y creo que eso es lo que la gente más admira de ella”.

Para ella, simplemente tiene un trabajo que hacer”, continuó Bullen. “La clave de ella es que nunca se consideró a sí misma como alguien especial”. “De hecho, está un poco sorprendida de que la gente se interese en ella. A sus ojos, es solo una funcionaria que trabaja para su país, haciendo lo que debe hacerse hecho por el país. Y para ella, es un trabajo, no un estatus de estrella. Y es un trabajo que hace muy bien”.

Según Bullen, la princesa real logró esquivar la atención de los medios porque una vez que terminó con su agenda oficial se retira a su casa, lejos de las cámaras, a disfrutar de una vida privada tranquila. Ella vuelve a su granja, monta a caballo, pasa tiempo privado con su familia. Nunca ves fotos de Ana en las playas o clubes nocturnos o me atrevo a decir, organizando mensajes de cumpleaños”.

Monarquias.com / Fox News / Associated Press / Fotos: The Royal Family