Critican ausencia de primer ministro sueco en el bautismo del príncipe Julian


El primer ministro sueco, Stefan Löfven, ha sido cuestionado en las últimos días por su decisión de no asistir al bautismo del príncipe Julian, nieto del rey Carlos XVI Gustavo, que se celebró este sábado (14 de agosto) en la iglesia del castillo de Drottningholm. En cambio, el ministro de Justicia Morgan Johansson ocupó su lugar.

“Es el octavo bautismo real en siete años, y la primera vez que un primer ministro no estará presente. Stefan Löfven, de hecho, rechazó el bautismo y envió al ministro de Justicia Morgan Johansson en su lugar”, remarcó el periódico sueco Aftonbladet.

Para el periódico Svensk Damtidningla ausencia del jefe de Gobierno es “increíblemente notable”. “Es un miembro de la familia real el que se bautiza y tiene el título de príncipe y forma parte de la sucesión al trono. Por lo tanto, es natural en mi mundo que el primer ministro del país esté presente”, criticó un cronista.

Desde 2019, los hijos de la princesa Madeleine y del príncipe Carlos Felipe (hijos menores de los monarcas suecos) no pertenecen a la Casa Real, lo que significa que cuando sean adultos podrán llevar una vida independiente fuera de la agenda oficial. Julian, quien vino al mundo el 26 de marzo, es el primer príncipe sueco que nace sin un papel oficial en la casa real.

“A pesar de que el rey, a finales de 2019, cambió quién está incluido en la casa real, el nuevo principito real sigue siendo una persona que en la práctica podría convertirse en rey ya que es parte de la sucesión al trono”, criticó el cronista de la realeza Johan T. Lindwall. “En mi mundo, parece extremadamente extraño que cuando el jefe de estado del país, el rey, bautiza a su nieto, el primer ministro no está en su sitio”.

Julian, duque de Halland y octavo nieto del rey Carlos Gustavo, fue bautizado en la iglesia del castillo de Drottningholm en presencia del resto de la familia real y un reducido grupo de invitados. Siguiendo la tradición, los profesionales médicos que asistieron al nacimiento del niño asistieron al bautizo, pero el número de representantes del Riksdag (parlamento) y del gobierno quedó reducido a causa de la pandemia de Covid-19.

El ministro Morgan Johansson tuvo la responsabilidad de entregar al príncipe un regalo de bautismo en nombre del Gobierno sueco: un perro de tela y lana creado por la diseñadora textil Kajsa Lindström. “Espero que complazca al príncipe, especialmente cuando sea un poco mayor”, dijo el ministro antes de la ceremonia.

Monarquias.com / Aftonbladet / Svensk Damtidning