Suecia

Las coronas principescas, protagonistas de los bautismos reales en Suecia

Las coronas de Carlos XIII o del príncipe Federico Adolfo, de más de 250 años de antigüedad, tienen chances de reaparecer el próximo 14 de agosto en el castillo de Drottningholm.

Cuando el próximo sábado 14 de agosto el príncipe Julian sea bautizado en la iglesia del castillo de Drottningholm, volverá a verse una de las históricas coronas principesca del siglo XVIII que se exhiben en bautismos, bodas y funerales de los príncipes suecos.

Se cree que par la ceremonia del próximo sábado se exhibirá una de las tres coronas que, en 1772, el rey Gustavo III mandó confeccionar para que sus hermanos lucieran durante su coronación: una para el príncipe Carlos (futuro Carlos XIII), para el príncipe Federico Adolfo y una para la princesa Sofía Albertina.

CORONA DE CARLOS XIII

Las coronas, que actualmente se conservan en la cámara acorazada del Palacio Real de Estocolmo, fueron diseñadas y construidas por el joyero de la corte Johan Adam Marcklin. Fueron realizadas en oro extraído de un servicio de tocador de la reina Ulrica Leonora, y tachonadas de perlas y piedras preciosas, como esmeraldas y diamantes.

En la monarquía sueca, ya nadie utiliza las coronas sobre sus cabezas. La más reciente que se hizo fue la corona del príncipe Guillermo, del año 1902, y desde entonces, no se han creado nuevas piezas, ni se ha usado ninguna corona en la familia real sueca. La última coronación de un rey fue la de Oscar II en 1873. Su hijo, Gustavo V fue la última persona que utilizó una de estas piezas sobre su cabeza, cuando lució la corona de Carlos XIII en el Parlamento.

CORONA DE LA PRINCESA SOFÍA ALBERTINA

En la cámara del Tesoro Real, en las entrañas del palacio de Estocolmo, se conservas ocho coronas principescas: la corona de Carlos X Gustavo (1650); las coronas de Carlos XIII, de Federico Adolfo y de la princesa Sofía Albertina (1771), la corona de la princesa Hedvig Isabel Carlota (1778); la corona de Oscar II (1844); la corona de la princesa Eugenia (1860); y la corona del príncipe Guillermo (1902).

La casa real sueca todavía no confirmó qué corona reposará sobre el altar de la iglesia de Drottningholm en 14 de agosto. En el bautismo del príncipe Alejandro (2016), primer hijo de Carlos Felipe, fue exhibida la corona de Federico Adolfo. Cuando su hermano Gabriel fue bautizado (2017), el protagonismo lo tuvo la corona de Carlos XIII.

CORONA DEL PRÍNCIPE FEDERICO ADOLFO

Anteriormente, la corona de Carlos XIII se utilizó durante el bautismo del príncipe Carlos Felipe, en 1977. En 2013, cuando Carlos Felipe contrajo matrimonio con Sofia Hellqvist, las coronas de Carlos XIII y Sofía Albertina fueron exhibidas en el altar de la iglesia del palacio.

Monarquias.com