La reina Isabel II está feliz de regresar a Balmoral por primera vez desde la muerte del príncipe Felipe


La reina Isabel II llegó este lunes (9 de agosto) al Castillo de Balmoral, en Escocia, por primera vez desde el fallecimiento del príncipe Felipe, con el objetivo de retomar la agenda oficial como reina de ese país y, además, disfrutar de sus tradicionales vacaciones.

Se alega que la monarca, de 95 años, está ansiosa por un descanso en las Tierras Altas de Escocia, donde podría reunir a su extensa familia por primera vez desde que la pandemia de Covid-19 los separó y la obligó a permanecer en aislamiento.

Escocia “es donde la reina está más contenta, disfrutando del aire libre mientras recibe a un flujo constante de familiares para largas caminatas, paseos a caballo y barbacoas”, dijo Victoria Ward, cronista real de The Telegraph. “Ella estaba claramente encantada de regresar a Balmoral el lunes, sonriendo ampliamente cuando fue oficialmente bienvenida a su retiro en las Highlands”.

La reina Isabel II, quien enviudó en abril, viajó a Escocia el 23 de julio, pero se quedó en Craigowan Lodge, en la finca de Balmoral, mientras que el castillo permaneció abierto al público. El castillo se cerró el 2 de agosto, lo que permitió al personal prepararse para su llegada, que la recibió con honores militares.

La amplia sonrisa de la reina indicó su alegría por el regreso a la relativa normalidad”, dijo Ward, quien recordó que esta tradicional ceremonia de bienvenida fue cancelada el año pasado debido a la pandemia.

Este año la monarca anhelaba un descanso tradicional”, agregó la cronista. “Aunque es el primer verano que pasará en Escocia sin su difunto esposo, el duque de Edimburgo, a su lado, está ansiosa por ponerse al día con amigos y seres queridos”.

El castillo de Balmoral, construido por Eduardo VIII y Alejandra a mediados del siglo XIX, está impregnada de recuerdos del fallecido príncipe Felipe, que lo describió como su “lugar feliz”. Era el sitio al que la pareja se retiraba todos los veranos durante sus 73 años de matrimonio y donde pasaban las horas pescando, pintando y cazando.

En 2016, la princesa Eugenia habló del amor de su abuela por su finca escocesa: Creo que la abuela es la más feliz allí. Creo que a ella realmente le encantan las Tierras Altas. Paseos, picnics, perros, muchos perros, siempre hay perros, y la gente entra y sale todo el tiempo. Es una base encantadora para la abuela y el abuelo, para que vayamos a verlos allí, donde solo tienes espacio para respirar y correr”.

El príncipe Guillermo también describió recientemente el amor de la familia por los veranos escoceses, diciendo en mayo: “Vengo a Escocia desde que era un niño pequeño. Mientras crecía, vi cómo mi abuela disfrutaba cada minuto que pasaba aquí. Y mi padre nunca es más feliz que cuando camina entre las colinas. Mi infancia estuvo llena de vacaciones divirtiéndome al aire libre y nadando en los lagos, barbacoas familiares con mi abuelo al mando, y sí, algún que otro mosquito”.

Se espera que la reina permanezca en Escocia hasta principios de octubre. En el castillo la reina seguirá supervisando los documentos oficiales que le envían los ministerios del gobierno, tareas que alternará con los tradicionales picnics y barbacoas familiares. Se espera que el conde y la condesa de Wessex, los duquesa de Cambridge, el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles se unan a ella en las próximas semanas.

La duquesa de York, Sarah Ferguson, que generalmente se queda en una propiedad diferente de la finca cuando acompaña a su exmarido, el príncipe Andrés, fue invitada por la reina a quedarse en el castillo de Balmoral este año.

Monarquias.com / The Telegraph / The Daily Mail