El exclusivo cine de los reyes de Nepal vuelve a la vida veinte años después de la masacre real


Las autoridades de Nepal mostraron por primera vez la sala de cine del palacio Narayanhiti, antigua residencia oficial de los reyes de la dinastía Shah en Katmandú. En la sala la familia real, masacrada en gran parte en 2001, disfrutaba de los estrenos de películas internacionales hasta que la revolución condujo a la república en 2008.

Cualquier película nueva lanzada en el mercado se llevaría directamente al palacio real de Nepal, ya sea nepalí, hindi o inglés”, dijo el periódico OnlineKhabar. “Es en esta sala donde el palacio tiene una sala de cine de tamaño mediano, muy similar a las salas de cine comerciales y cómoda en eso. No hace falta decir que fue construido para que la familia real viera películas a su antojo”.

El cine de 116 butacas tenía sofás especiales en el centro para que se sentaran el rey, la reina y los miembros de la familia real, que aún se puede ver. Los 72 asientos delanteros estaban reservados para parientes de la familia real y empleados privados. Detrás del rey y la reina había sillas para los ayudantes de campo y personal secundario del palacio.

La prensa local informa que no existe registro sobre cuándo se construyó la sala de cine dentro del palacio real, pero se cree que comenzó tentativamente en 1963 y se completó en 1969, durante el reinado del rey Mahendra (1955-1972).

Aunque era un empleado de nivel inferior del palacio real, tuve la oportunidad de ver películas”, relató Buddhi Bahadur Gurung, que fue empleado de la corte desde 1987 y continúa trabajando en el palacio desde que se convirtió en museo en 2008.

“Al principio, el palacio solía proyectar todas las películas nepalíes y películas populares en hindi e inglés. Pero, con la tecnología en la que se podían ver películas en televisión con un reproductor de DVD, el uso de la sala disminuyó gradualmente. Aunque todavía estaba en funcionamiento, solo se vieron películas seleccionadas que no eran adecuadas para pantallas más pequeñas”.

Después de la masacre real de 2001, el cine dejó de usarse gradualmente, pero incluso después de eso los miembros sobrevivientes de la familia real disfrutaron de películas de gran éxito. Tamang recuerda que Gyanendra, el último rey, vio la película holliwoodiense “Spider-Man” en 2005. Después de eso, el salón no logró captar la atención ni siquiera de los miembros de la familia real.

Las autoridades del museo relatan que el cine no solo era para diversión de la familia real, sino el lugar donde podía exhibirse el archivo documental de la dinastía Shah. Desde el reinado de Mahendra, la familia real habían adoptado la costumbre de fotografiar las ceremonias hindúes más sagradas, además de las bodas reales, coronaciones y ceremonias cortesanas, imágenes que se conservan en el cine.

Los exempleados de la corte recuerdan hoy que las proyecciones a las que asistía la familia real eran siempre a las 8 de la noche. Los guardias y los empleados del palacio también se unirían a ellos, pero debían respetar algunas condiciones. Por ejemplo, mientras miraba películas, nadie más que la familia real podía hacer comentarios o reír. Si tenía que hablar con alguien, tenía que usar gestos o solo susurrar.

Cuando encontraban divertida una escena, tenían que salir secretamente del pasillo y reír. A nadie se le permitía caminar en medio de la película con las luces encendidas. “Una vez, mientras buscaba un asiento en el pasillo, mi mano tocó los muslos de un ayudante de cámara y se puso furioso. Más tarde tuve que disculparme”, recordó Gurung. Después de la película, todos en el salón irían al Tribhuvan Sadan, donde se serviría la cena.

Antes de la masacre de 2001, en la que el príncipe heredero Dipendra asesinó a sus padres, los reyes Birendra y Aishwaryan, a sus hermanos y a otros miembros de la familia real, el cine era el centro de la diversión del palacio. Incluso el mismo día del 1 de junio, muchos estaban hablando sobre qué película habían visto, pero después de la trágica cena el silencio envolvió el palacio real y la sala de cine.

Monarquias.com / Fotos: onlinekhabar