Japón

Japón busca mantener el estatus imperial de las princesas, pero limitar a sus maridos

Los consortes de las princesas de la familia imperial de Japón son considerados un “obstáculo” por los expertos que debaten el tema.

El panel de expertos que, por encargo del Gobierno, busca salidas a la crisis sucesoria que vive la monarquía de Japón, se encuentra estudiando la posibilidad de permitir que las mujeres de la familia imperial conserven su estatus después de casarse con plebeyos, pero sin que ello signifique otorgar un título a sus maridos e hijos.

La posibilidad surgió después de la controversia suscitada por las disputas financieras de Kei Komuro, el prometido de la princesa Mako, sobrina del emperador Naruhito. “Algunos miembros del panel han manifestado su oposición a otorgar el estatus imperial a Komuro, quien recientemente se graduó de una escuela de derecho en Nueva York”, dijeron fuentes gubernamentales citadas por el Japan Times.

El matrimonio de la princesa Mako con Komuro, ambos de 29 años, se pospuso durante más de dos años luego de que los medios informaran sobre una disputa financiera entre la madre del joven y su ex prometido, quien afirma que le debe más de 4 millones de yenes ($ 36.000), incluido el dinero que cubrió los gastos educativos de su hijo.

El comité asesor sobre sucesión imperial, presidido por el ex presidente de la Universidad de Keio, Atsushi Seike, ahora está discutiendo si permitir que las mujeres de la familia imperial permanezcan en la familia real después del matrimonio fundando sus propias ramas imperiales. Según la regla actual, las mujeres deben abandonar la familia si se casan con un plebeyo.

Según las actas de la reunión del panel el 9 de julio, los seis miembros acordaron en principio que, por el momento, no se debe otorgar el estatus imperial a los cónyuges e hijos de miembros imperiales femeninos. “En términos de sentimiento público, hay grandes obstáculos (para implementarlo)”, dijo uno de los miembros, aparentemente refiriéndose al tema relacionado con Komuro.

La familia imperial ha menguado bajo la Ley de la Casa Imperial de 1947, que prohíbe la sucesión femenina y obliga a que las princesas abandonen sus títulos al contraer matrimonio, lo que ha significado en los últimos años una fuerte disminución de actividades oficiales en las que participa la familia imperial.

Los emperadores Naruhito y Masako solo tienen una hija, la princesa Aiko, de 19 años. Por esto, el monarca -de 61 años- tiene solo tres aparentes herederos: su hermano, el príncipe heredero Akishino, de 55 años, su sobrino el príncipe Hisahito, de 14, y su tío, el príncipe Hitachi, de 85.

El comité dijo en un informe provisional el mes pasado que sus miembros acordaron mantener el orden de sucesión actual. También dijo que los resultados del debate se organizarán en dos puntos clave: cambiar la regla actual que obliga a las mujeres que se casan con plebeyos a abandonar su estatus imperial y permitir la adopción de herederos varones de antiguas ramas de la familia imperial.

Monarquias.com / The Japan Times