La princesa Mako de Japón podría mudarse a Estados Unidos con su novio para escapar del escándalo


Los informes de que el novio de la princesa Mako de Japón se una a un bufete de abogados en Nueva York abrieron la posibilidad de que la sobrina del emperador Naruhito se mude a Estados Unidos, una medida que puede ayudar a distanciar a la pareja de una escandalosa disputa financiera que ha marcado su relación durante años.

Kei Komuro, de 29 años y novio de la princesa Mako, se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad de Fordham en mayo y rindió el examen del estado de Nueva York la semana pasada, según informó la cadena nipona NHK.

En abril, Komuro emitió un comunicado diciendo que sus esperanzas de casarse con la princesa Mako, también de 29 años, no cambiaron y que quiere llegar a una solución por el “malentendido” financiero de su madre y su expareja, que manchó la reputación de Mako y su novio después de que anunciaron su compromiso.

Kei Komuro y la sobrina del emperador de Japón mantuvieron una relación a distancia mientras él estudiaba en Nueva York. Una disputa financiera de la familia del novio complicó los planes nupciales.

La pareja anunció su compromiso en septiembre de 2017 y planeaba casarse en noviembre de 2018. Sin embargo, una revista informó sobre la disputa financiera, lo que llegó a los medios de comunicación de todo el mundo. Los japoneses, acostumbrados a una familia imperial que no despierta controversias, se sintieron escandalizados por las revelaciones sobre la familia de Kei Komuro.

La Agencia de la Casa Imperial no comentó sobre los planes de Mako, pero Makoto Watanabe, profesor de comunicaciones en la Universidad de Hokkaido Bunkyo, dijo que el deseo de Kei Komuro de seguir una carrera en los Estados Unidos podría brindar una posible solución a la controversia que persigue a la familia imperial.

Si encuentra un trabajo en un bufete de abogados de Nueva York, eso podría ofrecer una manera de acercarse al final del asunto para la pareja”, dijo Watanabe. “Todavía existe la cuestión del dinero a superar y luego el compromiso y la boda, pero la princesa que se muda a los Estados Unidos después de eso puede ayudar, ya que son menos conocidos en Nueva York y los medios japoneses podrían optar por no centrarse en ellos del todo”.

Watanabe cree que la mudanza de la princesa a Estados Unidos sería poco convencional, ya que ningún miembro de la familia imperial se ha mudado permanentemente al extranjero, aunque Mako ya pasó un año en una universidad en Gran Bretaña. “Estar en los Estados Unidos puede reducir la presión sobre ellos y es probable que apele tan pronto como la familia y la Agencia de la Casa Imperial hayan otorgado su consentimiento para la boda”, dijo.

La princesa Mako perderá su estatus imperial si se casa con el plebeyo Kei Komuro, según una tradición, aunque recibirá una sustancial indemnización después de su matrimonio para que pueda mantener un estilo de vida acorde a la sobrina de un emperador. Sus padres, los príncipes heredero Akishino y Kiko, dieron su consentimiento para el matrimonio de su hija mayor, pero insinuaron que el problema financiero debe resolverse antes y lo más pronto posible.

“Para que muchas personas se convenzan y celebren el matrimonio, he dicho que es importante que se resuelva el tema”, dijo Akishino a la prensa, después de expresar que desea respetar los sentimientos de su hija mayor. “Desde mi punto de vista, no creo que se encuentren en una situación en la que muchas personas estén convencidas y complacidas con su matrimonio”, agregó.

Monarquias.com / SCMP / NHK / Japan Times