Inglaterra

La princesa Ana podría asumir como la primera mujer Capitana General de los Royal Marines

Se cree que la hija de la reina Isabel II sería un modelo perfecto para alentar a las mujeres a inscribirse en la fuerza de combate de élite.

Los jefes militares del Reino Unido esperan que la princesa Ana, hija de la reina Isabel II, se convierta pronto en Capitana General de los Royal Marines mientras intentan reclutar mujeres para unirse a la fuerza de combate de élite de la Royal Navy. De asumir el cargo, que hasta 2017 ostentó su padre, el fallecido duque de Edimburgo, la princesa de 70 años será la primera mujer en ocuparlo.

Una fuente privilegiada le dijo a The Sunday Times que Ana, que lleva el título de Princesa Real desde 1989, estaba “muy interesada” en asumir el papel que dejó vacante su sobrino, el príncipe Harry, después de renunciar a sus nombramientos militares y patrocinios reales tras el resultado de su acuerdo de “Megxit”.

Como el duque tenía una carrera distinguida dentro del ejército británico, completando dos giras por Afganistán y ascendiendo al rango de capitán, fue honrado con varios nombramientos militares. Estos incluían al Comandante Aéreo Honorario de la RAF Honington y al Comodoro en Jefe de Buques Pequeños y Buceo, Comando Naval Real.

La Princesa Real tiene el tipo de personalidad sensata que los militares quieren ver en quienes se inscriben en el agotador curso de entrenamiento de género neutro que se sabe que es tanto física como mentalmente exigente”, escribió el diario The Express.

La princesa Ana es actualmente reconocida como la roca de la familia real en tiempos de crisis. Desde que cumplió 18 años, completó más de 20.000 compromisos, 148 de ellos durante la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con las conexiones militares de la Familia Real, la princesa Ana actualmente es Patrona de la Royal Navy y Royal Marines Charity, además de Comodoro en Jefe de Portsmouth. Además, asiste regularmente a compromisos con las Fuerzas Armadas y la semana pasada asistió a la inauguración de la sede de North West RFCA en Merseyside.

Durante décadas, la princesa Ana fue el miembro más trabajador de la Casa de Windsor y su nuevo puesto de Capitán General sumaría otra serie de responsabilidades. La única hija mujer de la reina tenía una relación cercana con su difunto padre, el príncipe Felipe, quien era conocido por su amor por las Fuerzas Armadas Británicas.

Monarquias.com