«Playboy prince»: quién fue el duque de Kent, el tío más escandaloso de la reina Isabel II


La publicación de un nuevo libro sobre las misteriosas circunstancias que rodearon la muerte del príncipe Jorge de Inglaterra, duque de Kent, trajeron a la actualidad la corta pero intensa historia de su vida. Nieto, hijo y hermano de reyes y tío de la reina Isabel II, el duque de Kent fue un personaje popular y atractivo cuya vida terminó de la manera más cruel.

El príncipe George Edward Alexander Edmund de Gales, apodado ‘Georgie’, nació el 20 de diciembre de 1902 como hijo de los príncipes de Gales (el futuro futuro rey Jorge V y la futura reina María). Era nieto de quien entonces era el rey Eduardo VII y bisnieto de la reina Victoria y fue educado en las universidades navales de Osborne y Dartmouth.

Al llegar a la adolescencia, Georgie ganaría reputación por su elegancia, su pasión por las fiestas de la alta sociedad por sus romances, por su presunto abuso de drogas, su participación en escándalos amorosos de alto perfil y las supuestas relaciones que mantuvo con jóvenes hombres de la aristocracia.

Todos los hijos de Jorge V y María tuvieron sus propias luchas, desde la tartamudez del futuro rey Jorge VI hasta la muerte prematura de su hijo menor y el hermano más cercano del príncipe Jorge, el príncipe Juan, debido a la epilepsia. A ello se suma el enfoque austero y estricto que los padres mantuvieron hacia sus hijos y se recuerda que Jorge V le dijo al conde de Derby: Yo tenía miedo a mi padre, mi padre le tenía miedo a su padre, ¡y me aseguraré de que mis hijos me tengan miedo!”

El duque de Kent llegó a ser un teniente de la Armada Real, y más tarde un piloto de la Royal Air Force, pero como era el quinto hijo, nunca experimentó ninguna de las presiones y obligaciones de la monarquía y los biógrafos reales apuntan que solo tenía que “sentarse y disfrutar” de su posición increíblemente privilegiada como hijo de reyes, lo que lo llevó a rodearse de personajes nocivos y envolverse en escándalos públicos silenciados por el palacio.

Según diversas biografías, sus diversos romances incluyen a personas como la heredera de la sociedad Poppy Baring, la intérprete de cabaret estadounidense Florence Mills, la cantante Jessie Matthews y Margaret, duquesa de Argyll. Hubo, además, rumores persistentes de que el duque era el amante del dramaturgo británico Noël Coward, así como del escritor Cecil Roberts y del hijo del embajador argentino, Jorge Ferrara.

La aventura más famosa del príncipe fue con Kiki Preston, también conocida como “La chica de la jeringa plateada”, a quien se adjudica la responsabilidad de que el duque se volviera adicto a la cocaína y la morfina. En sus memorias, la duquesa de Westminster reveló que el hermano mayor de Jorge, el príncipe de Gales y futuro rey Eduardo VIII, creía que Kiki y Jorge tuvieron un hijo ilegítimo llamado Michael Temple Canfield, quien más tarde sería ayudante diplomático estadounidense durante la administración de Eisenhower.

Dejando a un lado las aventuras sexuales y las fiestas por presión de su madre, Jorge se casó con su prima segunda, la princesa Marina de Grecia y Dinamarca en la Abadía de Westminster el 29 de noviembre de 1934. La princesa le dio tres hijos a Jorge (Eduardo, duque de Kent, la princesa Alejandra y el príncipe Michael) y un hogar amoroso que Jorge llegó a valorar inmensamente.

El duque murió trágicamente en un accidente aéreo el 25 de agosto de 1942 a la edad de sólo 39 años. Solo una persona sobrevivió cuando el avión cayó sobre Caithness en Escocia. Fue enterrado sin pompas reales en el cementerio real de Frogmore y las sombras sobre la tragedia que le produjo la muerte continúan siendo oscuras a casi 70 años del hecho.

Monarquias.com