Hace 307 años: muerte y entierro de la reina Ana de Inglaterra, última monarca de la dinastía Estuardo

Hace 307 años: muerte y entierro de la reina Ana de Inglaterra, última monarca de la dinastía Estuardo

El 1 de agosto de 1714 murió en el Palacio de Kensington la reina Ana de Inglaterra, última monarca de la casa de Estuardo. Tenia sólo 49 años y un intenso historial de enfermedades, como explicaría la historiadora Ophelia Field en un libro sobre las últimas horas de vida de Ana: “Su cuerpo de cuarenta y nueve años, maltratada por diecisiete años de embarazos y toda una vida de obesidad, rodeado de pocos amigos y sin familia”.

La reina, víctima de numerosas enfermedades a causa de su obesidad, fue descrita por el escritor contemporáneo Roger Coke como “monstruosamente gorda”, con una cara que llevaba “una tintura de acidez” y estaba “rubicunda e hinchada”, culpando de todo a su exceso en la mesa y una adicción al chocolate caliente.

A su muerte, estaba tan obesa que fue colocada en un ataúd descrito por un espectador como “tan ancho” que era “casi cuadrado”, y “más grande que el del príncipe, su marido, que se sabía que era un gordo y voluminoso hombre”.

El féretro fue llevado a la Abadía de Westminster por un carro con “ruedas grandes y fuertes”, tirado por ocho caballos cubiertos de púrpura, y luego transportado por no menos de 14 hombres. Algunos incluso afirman que el ataúd no cabía dentro de la bóveda y que otros ataúdes reales tuvieron que ser movidos para acomodarlo, el 24 de agosto.

LA BÓVEDA STUART DE LA ABADÍA DE WESTMINSTER.

Los restos de la reina Ana yacen en la Bóveda Stuart, ubicada debajo del suelo en el extremo Este del pasillo Sur de la capilla de Enrique VII de la Abadía, pero como hubo espacio para erigirle un monumento, solo pequeñas piedras sobre la bóveda marcan las tumbas de ella y su consorte, el príncipe Jorge de Dinamarca.

Cerca se encuentran las tumbas de sus hijos Guillermo, duque de Gloucester (1689-1700), Jorge, Ana Sofía y dos niñas llamadas María. La reina Ana había tenido 17 embarazos en su vida, resultando en abortos múltiples, seis bebés nacidos muertos cuyos cuerpitos fueron enterrados en el mismo sitio. Otro hijo nacido muerto fue enterrado en la capilla de San Jorge del Castillo de Windsor.

Monarquias.com