Mónaco

Charlene de Mónaco espera regresar al principado en octubre mientras crecen los rumores de crisis

Instalada en Sudáfrica desde mayo por una infección de oído, nariz y garganta, la princesa consorte reveló que deberá someterse a otro procedimiento médico que retrasará su regreso.

La princesa Charlene de Mónaco, que permanece en Sudáfrica después de contraer una infección de oído, nariz y garganta (ENT) en mayo, dijo que planea regresar al principado en octubre. Su ausencia ha planteado rumores de un posible divorcio de su esposo, Alberto II, especialmente tras no haber estado juntos en su décimo aniversario de bodas.

Inicialmente se suponía que debía estar aquí durante 10 a 12 días, desafortunadamente, tuve un problema para igualar mis oídos y descubrí a través de los médicos que tenía una infección de los senos nasales y bastante grave”, explicó Charlene.

La princesa Charlene, de 43 años, también dijo que debía someterse a otro procedimiento médico, pero reveló que “se siente bien, me siento bien”. “No puedo forzar la curación, así que estaré en Sudáfrica hasta finales de octubre”, agregó en declaraciones a la cadena sudafricana Radio 702.

Una extraña ausencia que despertó rumores

La larga ausencia de Charlene Wittstock ha generado rumores de ruptura en la prensa europea, pero una fuente cercana a la princesa dijo a la revista People: “Ella nunca dejará a sus hijos”.

Por otra parte, los populares tabloides europeos Bunte y Paris Match han profundizando en el tema coincidiendo en que la separación de Charlene y Alberto II es mucho más profunda de lo que el palacio reconoce.

“La princesa ‘no tiene, por el momento, en realidad, ninguna intención de regresar’”, según fuentes de Paris Match , mientras que Bunte escribió que Charlene está buscando una casa cerca de Johannesburgo.

Paris Match también especuló sobre el cambio de apariencia de la princesa y atribuyó su traslado a mayores tensiones dentro de la corte en Mónaco: “Estaba llena de buena voluntad, pero rápidamente se sintió juzgada e incomprendida”, dijo una de sus amigas en el Principado. “Así que cerró para protegerse”.

Por el momento, las declaraciones de Charlene no contribuyeron a despejar los rumores de crisis matrimonial, diciendo que son momentos “difíciles” y “dolorosos”. “Mis conversaciones diarias con Alberto y mis hijos me ayudan mucho a mantener el ánimo, pero extraño mucho su presencia”, le dijo en junio. “No puedo esperar a que estemos juntos”.

Monarquias.com